Última hora

Última hora

Michael Haneke, el director de nuestros miedos

Leyendo ahora:

Michael Haneke, el director de nuestros miedos

Tamaño de texto Aa Aa

Durante los últimos 25 años el austríaco Michael Haneke se ha convertido en uno de los directores más importantes de la historia del cine. Desde sus primeros trabajos hasta “Amor”, por la que recibió el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, Haneke ha creado un estilo propio muy cercano a la realidad, revelador de nuestros miedos, de nuestros secretos y tabúes. Michael Haneke, Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2013, ha respondido a las preguntas de euronews en la ciudad española de Oviedo.

Anja Bencze, euronews

Señor Haneke, la lista de premios que ha recibido podría llenar dos páginas: dos Palmas de Oro, un Oscar, Premio del cine europeo, Premio del cine alemán y ahora Premio Príncipe de Asturias. ¿Cuál de estos premios le ha hecho sentir más orgulloso?

Michael Haneke, director de cine

Todos los premios son buenos porque, lo importante, es que las películas sean vistas y los premios ayudan a que la gente sienta curiosidad por verlas. Efectivamente, cuando un premio es importante me alegro más, sobre todo cuando recibes muchos. Pero esto no quiere decir que no me sienta orgulloso cuando se me otorga un premio en un pequeño festival. Todos los premios son importantes, es mejor que no recibir ninguno.

euronews

Por “Amor”, una película que nos habla del amor, del final de la vida y del miedo a la muerte, le han concedido algunos de esos premios. La ceremonia de los Oscar tuvo lugar hace unos meses. ¿Cómo se explica que una película que no corresponde a la corriente principal, porque trata asuntos que todo el mundo intenta evitar, consiguió tener tanto éxito?

Michael Haneke

Creo que tuvo que ver con el momento en el que salió la película. Siempre digo que si la hubiese hecho hace diez años no hubiese tenido el mismo éxito. En los últimos años los medios de comunicación han hablado mucho de estos temas atrayendo la atención del público. Son temas sobre los que hay que hablar. Pero también fue un golpe de suerte ya que, al principio, tanto yo como mis productores, cuando les dije la película que quería hacer, pensamos que sería como veneno para la taquilla. Pensamos que sería mejor no hacerla. Pero como me interesaba, porque debía hacer frente a una situación parecida en mi vida privada, insistí, quería hacerla, y, al final, todo el mundo aceptó. Es fantástico que hayamos hecho esta película.

euronews

Sus películas son amadas y temidas ya que confrontan a las personas con sus miedos y secretos. La violencia es un tema importante, la violencia física y psíquica. ¿Usted entiende que ir a verlas, para algunas personas, es como una tortura?

Michael Haneke

Nadie está obligado a ir al cine. Suele decirse eso sobre mi película “Funny Games” que fue concebida como una provocación para enseñar a la gente a lo que se expone cuando ve una película violenta. Ya que normalmente en el cine, digamos más comercial, la violencia es tratada como un bien de consumo. Nos sentamos en el cine, vemos la película pero sentimos que no nos concierne, que es solo una película. Y eso es algo que me enfada un poco, por eso reaccioné y quise mostrar al espectador que, de alguna manera, también es cómplice.

euronews

Usted es austríaco pero nació en Münich y creció en Viena donde sigue viviendo. Ha trabajado en Alemania y no para de hacer películas francesas con actores franceses y en francés. ¿Por qué? Usted, ¿de dónde se siente?

Michael Haneke

Mi casa es allí donde me dejan trabajar. Es más fácil hacer películas en Francia, películas “exigentes” quiero decir, no cine comercial, y para ello es más fácil encontrar dinero en Francia. Además, en Francia hay actores excelentes. Esto no quiere decir que en Alemania no haya buenos actores. Que yo haya podido hacer una película en Francia fue gracias al hecho de que Juliette Binoche vió mis películas austríacas y me llamó para preguntarme si podríamos hacer algo juntos. Me sorprendió mucho y pensé que alguien me estaba gastando una broma. Y entonces hicimos una película y después se presentaron otras ocasiones. Ahora tengo muchos amigos en Francia, me gusta trabajar allí pero esto no quiere decir que no siga trabajando en Alemania o en Austria. Todo depende de la historia que queremos contar.

euronews

Cuando buscamos su nombre en internet encontramos comentarios muy divertidos sobre usted en las redes sociales. Sobre todo una parodia de un periodista gran admirador suyo. Su cuenta en twitter fue cerrada, llegó a tener 20.000 seguidores. Esto le hace reir pero a usted no le gustan mucho las redes sociales, ¿por qué?

Michael Haneke

Yo no he dicho eso. Me río porque no lo sabía, me lo contaron unos estudiantes. Cuando lo ví me hizo mucha gracia, eso es todo. No es cierto que no me gusten las redes sociales, al contrario, mi nueva película, en la que estoy trabajando ahora, habla un poco de este asunto. Pero la verdad es no las utilizo demasiado. No tengo mucho tiempo para ello.

euronews

Justamente, ¿cuál es su próximo proyecto? ¿Nos puede contar algo?

Michael Haneke

No le puedo contar mucho, lo hice en otras ocasiones y al final tuve que rectificar y pedir perdón porque la película hablaba finalmente de otra cosa totalmente diferente de lo que yo había dicho. Por ello me juré que no lo volvería a hacer.

euronews

Hoy en día muchos directores estadounidenses conocidos dejan de hacer cine para rodar series de televisión. Usted mismo viene de la televisión, dígame, ¿para usted es una posibilidad de futuro?

Michael Haneke

Si el cine comercial sigue siendo tan estúpido, es normal que la gente que tiene ambiciones más intelectuales intente encontrar un nicho de oportunidad. Nadie hubiese pensado hace diez años que la televisión viviría un renacimiento semejante basado en la frustración de los directores de cine más intelectuales estadounidenses que eligen hacer series. Creo que es maravilloso que lo hagan. Además cuentan historias realmente inteligentes que no podemos encontrar en el cine estadounidense. Así que ¿por qué no? ¿Cuál será el resultado? Nadie lo puede decir, sino, también podríamos haber predicho lo que está pasando ahora.

Mientras me dejen, seguiré trabajando, trabajaré mientras siga teniendo ideas. Puede que un día deje de tenerlas. Pero mientras esto funcione y la gente siga queriendo ver mis películas, no tengo ninguna razón para dejar de hacerlas.