Última hora

Última hora

Red Bull: ¿Cómo crear una dinastía de la F1 en menos de 10 años?

Leyendo ahora:

Red Bull: ¿Cómo crear una dinastía de la F1 en menos de 10 años?

Tamaño de texto Aa Aa

Sebastian Vettel se proclamó campeón del Mundo de la Fórmula 1 el pasado fin de semana con una victoria en el Gran Premio de la Inida, logrando el cuarto título de su carrera y el cuarto para la escudería de la bebida energética.

Red Bull y el piloto confirmaron su dominio: El triunfo en la India era el décimo de la temporada para el alemán en las dieciséis pruebas disputadas hasta la fecha.

Muchos medios colocan ya al Vettel a la altura de los más grandes. Con sus cuatro títulos iguala a Alain Prost y se queda a uno de Juan Manuel Fangio, pero sobre todo, con tan sólo 26 años tiene a tiro el récord absoluto del mejor de todos los tiempos, Michael Schumacher, que se proclamó campeón en siete ocasiones.

Sin embargo, los mismos que encumbran a Vettel al Olimpo de los pilotos tienen otra cosa clara. Su hazaña sin Red Bull no habría sido tan fácil. Con apenas 9 años de experiencia en los circuitos, la escudería austríaca se ha convertido en la gran dominadora, por encima de clásicos de la competición como Ferrari.

El comienzo

Fue en noviembre de 2004 cuando Red Bull anunció la compra de la escudería Jaguar, un equipo relativamente joven en la época que había empezado a competir en el año 2000 pero que tras un inició prometedor no acabó de corroborar su mejora.

Red Bull Racing hizo su debut en el “Gran Circo” hace nueve años, en la temporada 2005. Ya en su primera carrera, el 6 de marzo en el Gran Premio de Australia, prueba inaugural de la temporada, la escudería novata logró estrenar su casillero de puntos, sumando además con sus dos pilotos: David Coulthard acabó cuarto y su compañero Christian Klein séptimo.

Al final del año, sin víctorias ni podios, RBR-Cosworth, como se la conocía oficialmente, acabó séptima en el Mundial de Constructures con 34 puntos frente a los 191 de la campeona, Renault, cuyo piloto español Fernando Alonso se convirtió en campeón.

Primer podio

La primera vez que un piloto de Red Bull consiguió un puesto en el podio fue en la temporada siguiente, concretamente en el Gran Premio de Mónaco. En la carrera, disputada el 28 de mayo, David Coulthard acabó tercero, compartiendo el cajón y el baño de champán con Juan Pablo Montoya y Fernando Alonso, quien ganó la prueba.

Primer triunfo

No obstante, pese a comenzar a un buen nivel dada la juventud de la escudería, Red Bull no supo lo que es ganar un Gran Premio hasta 2009. Lo logró del piloto al que ha encumbrado a lo más alto, Sebastian Vettel.

El 19 de abril, en China, el piloto alemán se imponía por delante de su ya entonces compañero, Mark Webber, dando a Red Bull su primer triunfo, su primer doblete, y además, su primera pole position, que había logrado el sábado anterior a la carrera.

Vettel confirmaba así su potencial en su temporada de debut con el primer equipo después de brillar con Toro Rosso en 2008, logrando incluso una victoria con la que es la segunda escudería de Red Bull.

2010: Comienza una nueva era

Tras acariciar el título tanto de pilotos como el de constructores en 2009, la temporada siguiete fue la del éxito para el equipo. Con un coche con el que aspirar a ganar carreras, no desaprovecharon la ocasión.

Sebastien Vettel logró el título tras una gran pugna con Fernando Alonso, ya en Ferrari, al que ganó por 4 puntos en la clasificación general, gracias a una victoria en la última gran prueba de la temporada, la de Abu Dhabi, en la que el piloto español sólo pudo ser séptimo, haciendo que el germano estrenase su palmarés de campeón.

Además, Red Bull se consagró como mejor escudería, encabezando por primera vez el Mundial de Constructores y ganando por delante de McLaren-Mercedes.

La consagración

A partir de ahí, Red Bull y Vettel no sólo se mantuvieron en lo más alto, sino que además ampliaron su ventaja frente a sus rivales.

En 2011 Vettel se impuso con una ventaja de más de 100 puntos sobre el segundo pilotó de la clasificación, Jenson Button, y el equipo se llevó el Mundial de Constructores sumando 153 puntos más que McLaren-Mercedes.

Al año siguiente, en 2012 repitió Vettel, 115 puntos por delante de Alonso, y también lo hizo Red Bull, aunque en esta ocasión Ferrari estuvo más cerca y terminó a 60 puntos del campeón.