Última hora

Última hora

El progresista de Blasio, favorito para gobernar Nueva York

Leyendo ahora:

El progresista de Blasio, favorito para gobernar Nueva York

Tamaño de texto Aa Aa

Bill de Blasio, 52 años, italoamericano, demócrata de izquierda y seguramente próximo alcalde de Nueva York tras casi 20 años de reinado republicano. Casado con una afroamericana y padre de dos hijos, de Blasio ha logrado aglutinar el voto de una “coalición” de electores, que va desde las mujeres hasta las minorías asiática, hispana y negra, ahora mayoritarias en Nueva York.

Su programa, marcadamente social, seduce a las clases medias de la ciudad menos igualitaria del país.

Bill de Blasio. Candidato demócrata a la alcaldía de Nueva York:
“La de Nueva York es una ciudad de familias y barrios, en aras del progreso tenemos que convertirnos en una ciudad con oportunidades para todos.”

El candidato demócrata ha logrado una enorme ventaja sobre su rival republicano, Joe Lhota, pese a los ataques de este último que acusa al demócrata de querer dar marcha atrás sobre la política de seguridad con vídeos de campaña como este. De Blasio ha criticado en numerosas ocasiones la política de seguridad del alcalde saliente, Michael Bloomberg, sobre todo los cacheos sin causa aparente, conocidos como stop-and-frisk, que práctica habitualmente la policía neoyorquina.

Pero las preocupaciones de los neoyorquinos parecen otras. En la ciudad con más millonarios del mundo hay también una enorme precariedad que afecta al 46 % de sus habitantes.

Según la propia alcaldía, el umbral de pobreza para una familia de 4 personas es de 23.000 euros anuales. El 21% de los neoyorquinos viven con menos de esa cantidad, por lo que no sorprende que muchos apoyen la promesa del candidato de Blasio de aumentar los impuestos para los ingresos por encima de los 375.000 euros anuales:

Tanya Pettis. Votante neoyorquina:
“Creo que nos conviene de Blasio. Parece más preocupado por lo que necesita la gente, como la enseñanza y ese tipo de cosas. Lhota no parece muy interesado en los ciudadanos corrientes, en la clase media. Nadie ayuda realmente a la clase media…de hecho, ya no hay clase media.”

Para reducir las desigualdades, de Blasio se ha comprometido a financiar la educación preescolar para todos, a que haya programas escolares de tarde y a construir 200.000 viviendas sociales. Pero estará limitado por las delicadas finanzas de la ciudad, cuyo presupuesto es de 52.000 millones de euros anuales.