Última hora

Leyendo ahora:

¿Cómo conduciremos en el futuro?


futuris

¿Cómo conduciremos en el futuro?

En asociación con

Los coches son cada vez más inteligentes: sistemas de aparcamiento automáticos, radares adaptados a los reguladores de velocidad… están ya disponibles en el mercado.
Hablamos, hoy, de un proyecto europeo que investiga nuevas formas inteligentes de conducción.

Maurice Kwakkernaat, investigador, TNO:

“Este coche está equipado con un sistema de control capaz de comunicar con otros vehículos, dar a conocer su posición, almacenar otro tipo de datos… En el techo hemos colocado antenas para este tipo de comunicación y, en la delantera, hay sensores, cámaras y radares muy útiles para detectar los objetos en un radio cercano al vehículo.”

Si los vehículos pueden comunicar entre sí y, además, estar conectados a los dispositivos de control del tráfico, conducir es, simplemente, más fácil.

En este hangar del aeropuerto holandés de Valkenburg investigadores de toda Europa presentan sus invenciones.

Maurice Kwakkernaat, TNO:

“Vemos que no necesitamos pisar el acelerador, hemos accionado el modo automático y solo tenemos que conducir.”

El coche adopta la velocidad del vehículo precedente, así mantiene siempre la distancia de seguridad necesaria.

Maurice Kwakkernaat, TNO:

“Este sistema analiza los datos del coche precedente: su velocidad, aceleración, frenado, etc. Esta información la obtiene a través de los sensores colocados en la parte delantera: radares, cámaras. Vemos, en este instante, cómo frena el otro coche y el nuestro reacciona de manera automática.”

Los dispositivos de tráfico inteligentes mejoran la conducción y ayudan a economizar el combustible. Este coche comunica con el semáfaro a su llegada a la intersección. Como la vía está libre, el semáfaro pasa al verde instantaneamente, así ahorra una parada inútil y hasta un litro de combustible si se trata de un camión.

Siebe Turksma, Imtech Traffic & Infra:

“Imagina que cada coche pudiera comunicarse con los otros vehículos, con los semáfaros y otros dispositivos de tráfico y, a su vez, que esos dispositivos interactuaran con los vehículos. Todas estas informaciones pueden mejorar el control del tráfico que será más eficiente cuando estos sistemas estén implantados a gran escala.”

Los peatones y los ciclistas también forman parte de estos experimentos, unos dispositivos les ayudan a ser identificados por los conductores y así evitar accidentes.

Maurice Kwakkernaat, TNO:

“Esta bicicleta está equipada con un sistema de comunicación que puede ver aquí. Esta especie de caja negra contiene una antena para transmitir información y un GPS para recibir datos. Esta información es enviada al vehículo que se aproxima al cruce. Aquí vemos que la bicicleta avanza hacia la intersección detrás del camión.”

Gabriel Simcic, coordinador del proyecto iMOBILITY CHALLENGE:

“Creo que ese es el futuro: interconexión de los vehículos cada vez más automátizados. La automatización es una ventaja, una ayuda. Se está introduciendo en otros modos de transporte: aviones, trenes. Es una de las causas de la reducción de los accidentes ferroviarios y aéreos. Sin embargo, los accidentes en las carreteras se deben, principalmente, al comportamiento del conductor.”

La tecnología existe, el reto ahora es pilotar esa reconversión de la industria automovilística e impulsar un cambio en la sociedad para introducir este nuevo modelo de conducción.

www.imobilitychallenge.eu

siguiente artículo

futuris

Arte con lupa