Última hora

Última hora

España - Guinea Ecuatorial: el partido de la discordia

Leyendo ahora:

España - Guinea Ecuatorial: el partido de la discordia

Tamaño de texto Aa Aa

Guinea Ecuatorial no tiene liga de fútbol, solamente un club, el Nzalang, que hace las veces de selección nacional. Entrenada por el mítico Andoni Goikoetxea, la política de nacionalizaciones del país africano hace que solamente tres de los convocados para el partido contra España de este sábado sean nacidos en el propio país.

Un combinado de escaso calado internacional con la que la campeona del mundo disputará un partido que desde que se confirmara, el 7 de noviembre, ha levantado la polémica en la exmetrópoli. Primero por las condiciones del anfitrión: ir a jugar a un país que ocupa el puesto 160 en el índice de democracia de The Economist, solamente por encima de siete países , en el que las violaciones de derechos humanos son constantes y donde la pobreza está tan extendida que el 80% de la población vive con menos de dos dólares al día… con 25.000 dólares de renta per cápita según el FMI. Segundo por la duda de si la federación española de fútbol cobra por ir a Malabo.

La versión oficial del lado español es un rotundo no. El Gobierno de Guinea Ecuatorial, en boca de su ministro de Juventud y Deportes Francisco Pascual Obama Asue, asegura que se disputa el partido por la hermandad que une a ambos pueblos. Preguntado por Euronews, uno de los líderes de la oposición en el exilio, Severo Moto, ha explicado que los hechos no cuadran. España rechazó, algo también confirmado por fuentes federativas, dos partidos: uno en Gabón y otro en Angola por falta de garantía en el pago de alrededor de dos millones euros por encuentro. Moto asevera, citando fuentes de la Embajada de Guinea Ecuatorial en Madrid, que la RFEF habría recibido “15 millones de euros” y no de manera regular, sino “en un maletín”. Una acusación, al menos la del cobro del dinero, que ha sido disparada por importantes periodistas deportivos como José Ramón de la Morena. Otros, como el experimentado y versado en Guinea Ecuatorial Ramón Lobo asumen que España va gratuitamente.

La tercera vertiente de esta polémica tiene que ver con una foto. Una posible imagen de laureada selección española junto a Teodoro Obiang, que persiste en el poder desde 1979, podría ser un golpe durísimo para su reputación. Moto asegura que no cree que se dé la foto al menos por voluntad de España. Pese a ello no sería la primera vez que Obiang utiliza el fútbol como escaparate de su régimen: en enero y febrero del año pasado, cuando fue sede junto a Gabón de la Copa de África.

Oscar Valero