Última hora

Última hora

Amnistía Internacional denuncia las condiciones laborales en Catar

Leyendo ahora:

Amnistía Internacional denuncia las condiciones laborales en Catar

Tamaño de texto Aa Aa

El Mundial de Fútbol de Catar del año 2022 no se libra de la polémica y de las acusaciones por diferentes circunstancias. Una de las más graves tiene que ver con las condiciones laborales de los obreros inmigrantes que participan en los preparativos para la cita mundialista.

Amnistía Internacional ha hecho público un informe denunciando esa situación: explotación laboral, jornadas de sol a sol, siete días a la semana, salarios ínfimos… son palabras que aparecen entre las conclusiones del citado informe:

“El problema de los abusos sobre los derechos humanos relacionados con el trabajo de los inmigrantes en Catar es muy serio. No son casos aislados”, explica el Secretario General de Amnistía Internacional, Shalil Shetty.

Este organismo va aún más allá y señala a la FIFA como actor principal en esta trama: “No sirve que la FIFA eluda responsabilidades en este asunto. La Copa del Mundo es un torneo de la FIFA y lleva su nombre. La FIFA tiene la responsabilidad de asegurar que no haya abusos sobre los derechos humanos en las fases de preparación para las Copas del Mundo”, añade James Lynch, investigador de AI.

En la rueda de prensa ofrecida en Doha, Amnistía Internacional ha denunciado también las pésimas condiciones de alojamiento y los chantajes por parte de los empleadores a la hora de firmar los permisos de los inmigrantes para regresar a su país una vez finalizado sus contratos.

“Somos los únicos a los que no nos pagan lo acordado. Tampoco nos dejan ir a casa. Creo que el cien por cien, o al menos el 95 por ciento, hemos terminado nuestros contratos ya y queremos irnos a casa, pero no nos dejan”, afirma un trabajador inmigrante, rodeado de suciedad y desperdicios en el lugar donde han sido alojados.

Muchos de estos trabajadores incluso firmaban un documento diciendo que habían cobrado sin haberlo hecho, solo para obtener un permiso que después no conseguían.

Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades que tomen medidas, algo que también solicitó un enviado de la ONU la semana pasada.