Última hora

Última hora

Portugal-Angola: una amistad en la cuerda floja

Leyendo ahora:

Portugal-Angola: una amistad en la cuerda floja

Tamaño de texto Aa Aa

Crisis en Europa, boom energético en Angola, ¿Cómo está afectando la crisis entre Lisboa y Luanda a los inmigrantes portugueses atraídos por el milagro angoleño?

La crisis abierta tras un caso de blanqueo de dinero ha hecho tambalear las relaciones bilaterales entre ambos países tras la decisión del presidente angoleño de romper con los acuerdos estratégicos con Portugal.

Angola ha experimentado una de las tasas de crecimiento económico más altas del planeta durante la última década, con presupuestos billonarios para reconstruir un país destruido tras décadas de conflictos.

Unos 200.000 porgugueses viven en Angola, muchos de ellos, como Ilídio, trabajan en la construcción.
Es el encargado de este proyecto financiado por la compañía portuguesa Soares da Costa, que atraviesa una mala situación financiera. Un magnate angoleño ha propuesto comprar la empresa.
Como muchos empresarios portugueses, Ilídio decidió emigrar a Angola y dejar su familia en Portugal.

La vorágine del ladrillo se ha amparado de la capital, Luanda en pleno boom económico.

En el recién construido campus de la Universidad Católica de Luanda nos citamos con uno de los economistas del país más conocidos, Manuel Alves da Rocha. Para él, la decisión del presidente José Eduardo Dos Santos de romper el acuerdo estratégico con Portugal tiene consecuencias enormes:

“Nos hemos enterado de que ciertas compañías portuguesas comienzan a tener serios problemas para firmar nuevos contratos, especialmente, en el sector de la construcción. Además, muchos portugueses siguen teniendo problemas para obtener un visado de trabajo.”

La Compañía nacional de petróleo, Sonangol, controlada por el clan presidencial está en centro de las críticas sobre la opacidad que reina en la economía angoleña una de las más corruptas del mundo.

Luanda es la viva imagen de un crecimiento alimentado por las exportaciones de crudo. Para compensar el coste de la vida en una de las capitales más caras del mundo, los inmigrantes portugueses, como Inés, arquitecta, reciben salarios muy superiores a la media en Portugal.

China es el principal socio económico de Angola, su modelo económico: petróleo contra inversiones ha hecho proliferar ciudades como Kilamba, enteramente construidas por Pekín que envía a sus propios trabajadores.

Pese a la fuerte implantación de las empresas portuguesas, Lisboa teme verse reemplazada por economías en expansión como China, Brasil o Sudáfrica.

El 70% de la población vive con menos de dos euros al día, en un país con una de las rentas per cápita más altas de África pero, también, uno de los más corruptos del mundo, según Transparency International.

Si desea escuchar la entrevista íntegra con Manuel Alves da Rocha, pulse aquí