Última hora

Última hora

Berlusconi, un animal político herido pero no acabado

Leyendo ahora:

Berlusconi, un animal político herido pero no acabado

Tamaño de texto Aa Aa

Herido pero no acabado. Así quiso mostrarse el miércoles Silvio Berlusconi ante sus seguidores tras ser expulsado del Senado italiano.

Un animal político que durante 20 años ha dominado el panorama institucional del país transalpino y que, a pesar de haber perdido su tribuna parlamentaria y su inmunidad, no está dispuesto a arrojar la toalla.

El exmandatario de 77 años insiste en que su expulsión del Senado es un golpe de Estado y asegura que no está dispuesto a retirarse a un convento.

Berlusconi seguirá luchando por mantener su influencia política en un país que abre una nueva etapa.

“Es normal. Han aplicado la ley y eso no tiene nada de extraordinario”, decía un vecino de Roma.

“Esto representa sin duda un punto de inflexión y va más allá de la nueva situación política y de las nuevas formaciones que están surgiendo. Lo mires como lo mires esto es un final pero también puede ser el comienzo de algo nuevo”, añadía otra.

Sin su inmunidad parlamentaria, Berlusconi se enfrenta a una batería de asuntos judiciales pendientes. Además de la condena firme en el caso Mediaset por fraude fiscal y la sentencia condenatoria del llamado Rubygate por abuso de poder e incitación a la prostitución de menores, el político conservador deberá defender su inocencia en otros dos asuntos.