Última hora

Última hora

La NSA utilizó la pornografía para desacreditar a los islamistas radicales

Leyendo ahora:

La NSA utilizó la pornografía para desacreditar a los islamistas radicales

Tamaño de texto Aa Aa

Los documentos filtrados por Edward Snowden siguen deparando sorpresas. La última la ha revelado Huffington Post, que asegura que la NSA, la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense espiaba las actividades sexuales online de al menos seis personalidades musulmanas como parte de un plan para desprestigiar a sospechosos de estar radicalizando a otros a través de discursos incendiarios en YouTube, Facebook y otras redes sociales..

El documento no acusa a ninguno de ellos de estar involucrado en ataques terroristas. Es más: admite que el análisis de sus listas de contactos demuestra que sus vínculos con los terroristas son mínimos, pero el objetivo es “desacreditar al mensajero”.

El documento de la NSA, con fecha de 3 de octubre de 2012, hace referencia en repetidas ocasiones al poder y al peso de la hipocresía para desautorizar al mensajero.

En un anexo adjunto se incluyen los argumentos en que se ha basado la NSA para llegar a considerar los actos de los sujetos vigilados como radicales, además de los “puntos débiles” personales que la agencia cree que se podrían utilizar contra los objetivos.

Un argumento ofensivo de uno de los objetivos es que “los no musulmanes son una amenaza para el islam”, y se incluye como punto débil su promiscuidad en la red. Otro de los objetivos del informe, un ciudadano extranjero descrito como académico respetado, sostiene la opinión de que “una yihad ofensiva está justificada”, y sus puntos débiles son la promiscuidad en la red, además de la publicación de artículos sin contrastar sus fuentes. Un tercer objetivo es descrito como famosa celebridad mediática que reside en Oriente Medio y defiende que “Estados Unidos perpetró los ataques del 11-S”. Como punto débil, se señala su estilo de vida sofisticado. Del cuarto objetivo, que declara que “Estados Unidos es responsable de los ataques del 11-S”, se dice que es propenso a recibir acusaciones por hacer uso fraudulento de fondos. En el documento se expresa la esperanza de que al revelar información negativa de las personas se cuestione su supuesta devoción por la causa yihadista.

The Huffington Post ha preferido retirar los nombres de los seis individuos investigados. Solo se especifica que ninguno de los seis individuos espiados reside en Estados Unidos y solo uno de ellos es ciudadano estadounidense, o bien reside allí de forma permanente. Se supone que los estadounidenses gozan de mayor protección frente a la vigilancia de la NSA que los extranjeros.

Aunque tras estas revelaciones Shawn Turnes, director de asuntos públicos de la Inteligencia Nacional, ha justificado la idea de usar información potencialmente humillante para sabotear a un objetivo, Jameel Jaffer, director adjunto de la Unión Estadounidense para las Libertades Civiles, asegura que el caso genera serias preocupaciones:

“Estés donde estés, dice, las bases de datos de la NSA acumulan información sobre tus opiniones políticas, tu historial médico, tus relaciones íntimas y tus actividades en la red”, añadió. “La NSA señala que no se hará un uso extralimitado de la información personal, pero estos documentos demuestran que para la NSA, la definición de ‘uso extralimitado’ no abarca demasiadas acepciones”.

No es la primera vez que el Gobierno estadounidense utiliza el consumo de pornografía como arma de descrédito: después del asesinato de Osama Bin Laden, se reveló que el líder de Al Qaeda contaba con una “reserva de pornografía”.