Última hora

Última hora

La prostitución en Europa

Leyendo ahora:

La prostitución en Europa

Tamaño de texto Aa Aa

¿Se debe sancionar la prostitución o reglamentarla como cualquier actividad económica?

En Europa hay pocos países que la prohiban, como Finlandia y Rumanía, sin por ello sancionar a sus clientes. Y sin embargo, son ellos quienes tienen la llave de la demanda que está en el origen del fenómeno, como explica esta exprostituta:

Rosen Hicher. Exprostituta:
“Hay que atajar el mal de raíz. La prostitución se nutre de los clientes, y la única forma de reducirla, naturalmente va a ser necesario que las mentalidades cambien, es atacar la raíz del problema, es decir, al cliente.”

Cinco países europeos sancionan a los clientes: Suecia, Noruega, Islandia, Reino Unido, sólo si la persona está siendo forzada a trabajar, aunque el cliente lo ignore, y Eslovaquia, con penas de hasta 10 años de cárcel.

En 1999, Suecia se convirtió en el pionero a la hora de sancionar la compra de servicios sexuales con hasta seis meses de cárcel y multas en función de los ingresos. La ley, que ya no es objeto de debate, ha hecho que las prostitutas desaparezcan de las calles, y según este policía es un instrumento eficaz en la lucha contra el tráfico de seres humanos.

Per Hjort. Inspector de policía: “Las cosas han cambiado radicalmente, porque todos los clientes que vienen aquí saben que hay un riesgo de que haya policías por algún lado.”

El balance es la detención de cinco mil hombres, casi todos castigados con multas pero ninguno con penas de cárcel, y el temor a que muchos clientes busquen en internet, donde sigue existiendo oferta.

En el polo opuesto, otros cinco países que han reglamentado la prostitución: Dinamarca, en 1999, Holanda, Alemania, Suiza y Grecia.

En Suiza, la prostitución se considera como una actividad económica como otra cualquiera, autorizada a partir de los 16 años.

En Zurich, un parking del sexo acaba de abrir con el fin de controlar mejor la prostitución, como explica el director del centro:

Michael Hertzig.
“El problema se ha agravado en los últimos años, sobre todo cuando hemos visto a rumanas obligadas a prostituirse. Como la situación se estaba degradando, tuvimos que buscar soluciones.”

El mismo enfoque que Alemania, donde los prostíbulos se anuncian en la calle. Reglamentado desde 2002, el negocio del sexo genera unos ingresos anuales de cerca de 14 mil millones de euros y da trabajo a 400 mil prostitutas profesionales.