Última hora

Última hora

Guerras sucias : un dilema entre la seguridad y el secretismo

Leyendo ahora:

Guerras sucias : un dilema entre la seguridad y el secretismo

Tamaño de texto Aa Aa

“Guerras sucias” es un filme documental de Rick Rowley. La cinta sigue los pasos del periodista de investigación Jeremy Scahill en el mundo de las guerras encubiertas de Estados Unidos, desde Afganistán hasta Yemen y Somalia.

El autor de “Blackwater” persigue la verdad tras esas guerras encubiertas y lo que empieza como un informe se convierte en un implacable estudio sobre la cara oscura de la primera potencia mundial.

El periodista Jeremy Scahill ha coescrito el guión del documental “Dirty Wars” :

“Al final de la película planteamos una serie de preguntas que debíamos habernos hecho hace tiempo, especialmente ahora que han pasado doce años de los atentados del 11 de septiembre: ¿Hasta qué punto estamos dispuestos a renunciar a las libertades fundamentales en nombre de la seguridad? ¿Qué relación existe entre mantener la seguridad y mantener nuestras sociedades libres? Creo que estamos en un momento de crisis sobre todo porque alguien como Obama, el presidente de los Estados Unidos, que ganó el Premio Nobel, es un abogado constitucionalista de profesión y él está legitimando algunos de los peores aspectos de la lucha contra el terrorismo de Bush y Cheney “

La película que ganó el premio a la Mejor Fotografía en el Festival de Cine de Sundance, plantea el dilema entre la seguridad y el secretismo. El reportero Scahill se adentra en un submundo de peligrosas operaciones secretas, dispuesto a destapar una red de guerras encubiertas dirigidas por el gobierno estadounidense.

“No creo que haya algo parecido a la objetividad. Creo que es un concepto falso que nos vemos obligados a pronunciar como periodistas. He intentado llevar a la gente en ese proceso de investigación periodística pero hay un precio a pagar.”

Con un fuerte argumento y consecuencias escalofriantes, la cinta documental, “Guerras sucias”, ya estrenada en España, aparece ahora en las pantallas de varios países europeos.