Última hora

Última hora

Irlanda sale como alumno ejemplar del rescate de la troika

Leyendo ahora:

Irlanda sale como alumno ejemplar del rescate de la troika

Tamaño de texto Aa Aa

Irlanda sale oficialmente del rescate internacional, tras tres años intervenido. Se trata del primer país que lo logra de los tres junto a Grecia y Portugal que fueron rescatados en su totalidad desde la crisis de las deudas soberanas en 2010. La Comisión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI) dan por terminada este 15 de diciembre la intervención después de dar luz verde a su Gobierno para que vuelva a financiarse en los mercados. De hecho, actualmente Irlanda ya paga menos en intereses por sus bonos públicos en el mercado secundario que España e Italia.

De todas formas, el propio Gobierno es consciente de que no han desaparecido todos los problemas a pesar de haber preferido no aceptar una ayuda financiera adicional para evitar nuevas condiciones. Sus presentes reservas de liquidez se estiman en 20.000 millones de euros.

“El verdadero héroe y heroína de esta historia es el pueblo irlandés”, dijo como dedicatoria el ministro de Economía, Michael Noonan. “Han visto como aumentaban sus impuestos y se recortaban drásticamente sus servicios. No es el final del camino, pero se ha recorrido una buena parte de él”.

Por su parte, la población ve con reticencia los nuevos pasos que ejerzan sus autoridades. Escarmentados por la burbuja inmobiliaria que les abocó al rescate, consideran que a pesar de los recortes no se ha acometido el saneamiento necesario de las estructuras que contribuyeron a crear.

“Todavía no hay luz al final del túnel porque seguimos en la oscuridad y aun recibimos los martillazos de las restricciones presupuestarias”, se queja un pequeño comerciante en Mullingar. “Si el FMI se quedara, podría ayudarnos a hacer las reformas más rápido, las que hay que hacer desde más arriba”.

Irlanda depende demasiado de las exportaciones, ya que el consumo interior está deprimido. Los bancos han sido liquidados o saneados pero el crédito a las familias y las empresas sigue sin fluir. Y, el paro, se mantiene en el doce y medio por ciento.