Última hora

Última hora

Donetsk, el euroescepticismo de la Ucrania minera

Leyendo ahora:

Donetsk, el euroescepticismo de la Ucrania minera

Tamaño de texto Aa Aa

Donetsk, una ciudad de más de un millón de habitantes todavía sostenida por el carbón. La periferia industrial evidencia que éste es el centro de la región más minera de Ucrania.

El sur y el este del país es donde la influencia rusa es mayor y mayores son las huellas del pasado soviético, el feudo electoral del presidente Víktor Yanukóvich, que también se forjó políticamente por estas latitudes.

Y aquí, en cualquier sobremesa rápidamente aflora otra visión sobre el movimiento antigubernamental que lleva casi un mes plantando cara al gobierno:

“Es necesario estar en condiciones de igualdad, y no de la manera cómo la Unión Europea dice que debemos vivir. Porque con ellos no será necesario nuestro carbón, nuestra producción, está política va en contra de la gente”, dice Dmitry Pavlyichuk, padre de familia.

“Aquí, simplemente la población civil está trabajando. Trabajando, no enfrentándose a los antidisturbios, peleándose, rompiendo los bancos, derribando la estatua de Lenin y colocando barricadas…nosotros tenemos otras cosas que hacer”, concluye su mujer, Yana Pavlychuk.

La rebaja rusa de más de un tercio del precio del gas y las inversiones prometidas por Moscú ha acabado de convencer a muchos aquí.

Auque en la plaza principal de Donetsk, un reducido número de manifestantes se reúne cada noche para apoyar a sus compatriotas proeuropeos de Kiev:

“Este acuerdo sólo beneficiará a algunas familias que se dirigen a las grandes empresas de Donetsk, no a la gente como yo, que no verá ningún descuento en el gas”; comenta una joven

A su lado, otro joven añade:

“Incluso aquí, en Donetsk, donde las autoridades tienen mucho poder y la mayoría vota al Partido de las Regiones, hay mucha gente a favor de la eurointegracion”.

Víktor Yanukóvich obtuvo en esta región alrededor del 40% de los votos en las últimas elecciones en el seno de una población muy proletaria, más atraída por los argumentos prácticos, aunque sean cortoplacistas, que por los valores europeos que predican los opositores.