Última hora

Última hora

Crisis en Egipto: la amenaza terrorista

Leyendo ahora:

Crisis en Egipto: la amenaza terrorista

Tamaño de texto Aa Aa

Tres atentados en una semana.
La violencia se multiplica en Egipto al aproximarse la fecha del referéndum constitucional, los próximos catorce y quince de enero. Una carta magna, según sus autores, con importantes avances en materia de igualdad, libertad, justicia y división de poderes.

La hoja de ruta del gobierno interino prevé que las elecciones presidenciales y legislativas se celebren seis meses más tarde.

El domingo, en uno de esos ataques, un coche bomba causó cuatro heridos cerca de la sede de la inteligencia militar de la localidad de Anshas, en el delta del Nilo.

Alta tensión que también se palpa en ambientes universitarios, especialmente en la Universidad de Al Azhar, en el Cairo. Con un alto número de alumnos suníes, se ha convertido en un feudo de resistencia de los Hermanos Musulmanes.
Los enfrentamientos entre policía y estudiantes han causado al menos seis muertos desde el viernes.
Decenas de jóvenes han sido detenidos.

El atentado suicida del martes 24 contra dependencias policiales en Mansura, que dejó 16 muertos, marcó un punto de inflexión en el enfrentamiento que mantienen el gobierno militar y los Hermanos Musulmanes tras el golpe de Estado que acabó con la presidencia de Mohamed Mursi el pasado tres de julio.

La cofradía se ha desvinculado tanto de este como de los demás ataques contra las fuerzas de seguridad cometidos desde entonces. Ataques posteriormente reivindicados por grupos yihadistas con base en el Sinaí.

Como Ansar Beit Almaqdis, que reclamó la acción de Mansura, asegurando seguir los pasos de Al Qaeda.

El Gobierno egipcio culpó sin embargo de la matanza a los Hermanos Musulmanes. El 25 de diciembre el ejecutivo los declaró grupo terrorista.

Una medida que, por el artículo 86 del Código Penal, permitiría encarcelar por un período de hasta cinco años a centenares de miles de miembros de la formación islamista en caso de ser condenados por propagar su ideario o participar en manifestaciones.

Amenaza que no intimidó a los miles de partidarios que protestaron pacíficamente el viernes en Alejandría.

- Mohammed Shaikhibrahim, euronews:

Un atentado contra un centro de seguridad en Mansura, seguido de la declaración de los Hermanos Musulmanes como organización terrorista. Para analizar los detalles e implicaciones de estos acontecimientos contamos con la presencia de Jaled Okasha, experto en seguridad.

¿Quiénes son Ansar Beit Almaqdis y cuáles son las pruebas en poder de las fuerzas de seguridad egipcia de la vinculación de este grupo con la explosión?

- Jaled Okasha, experto en seguridad:

Ansar Beit Almaqdis es una de las organizaciones terroristas consideradas como la segunda generación de Al Qaeda. Es una pequeña formación creada a partir de grupos aparecidos tras la revolución del 25 de enero de 2011, sobre todo en la región de El Sinaí. Respecto a las pruebas sobre su implicación en este ataque, utilizan métodos y técnicas ya empleados por ellos en otras acciones.

- euronews:

¿Cuál es la relación entre Ansar Beit Al-Maqdis y los Hermanos Musulmanes?

- Jaled Okasha:

Ha habido una estrecha relación entre estos grupos y los Hermanos Musulmanes, que abrieron línes de comunicación con ellos durante su presencia en El Sinaí. Intentan utilizarlos como brazo armado para aumentar la presión en algunos puntos de la región. Y para chantajear al consejo militar que gestiona la transición.

- euronews:

¿Cuáles son las principales consecuencias de declararar a los Hermanos Musulmanes grupo terrorista dentro de la particular situación que vive Egipto en estos momentos?

- Jaled Okasha:

A partir de ahora, los Hermanos Musulmanes van a ver limitada su libertad de movimientos. Por ejemplo, el pasado viernes, por primera vez, 256 de ellos – incluidas cuarenta mujeres – fueron detenidos durante una manifestación.

Los arrestados podrán ser sometidos a juicios rápidos de acuerdo con el artículo 86 del Código Penal. Incluso por el artículo 89, que establece severas penas para crímenes terroristas. La participación en manifestaciones puede ser castigada con entre tres y cinco años de cárcel, pero incluso con la pena de muerte.

- euronews:

¿Cree que el Gobierno egipcio se ha precipitado al declarar grupo terrorista a los Hermanos Musulmanes?

- Jaled Okasha:

Creo que el Gobierno ha tomado esta decisión muy rápido y de forma poco objetiva. Y que lo ha hecho en el peor momento posible para las fuerzas de seguridad egipcias.