Última hora

Última hora

¿El tío de Kim Jong-Un devorado vivo por una jauría de 120 perros?

Leyendo ahora:

¿El tío de Kim Jong-Un devorado vivo por una jauría de 120 perros?

Tamaño de texto Aa Aa

Es el rumor del día proveniente de Corea del Norte. El líder de la férrea dictadura comunista habría mandado ejecutar a su tío Jang Song Thaek exponiéndolo, desnudo y atado a una jauría de 120 perros hambrientos que habrían tardado una hora en devorar al “enemigo del estado” y los otros cinco co-acusados.

Kim Jong-Un habría invitado a 300 dignatarios a presenciar el “espectáculo”.

Verdad, mentira o propaganda del terror, la información proviene de un diario chino cercano al poder, el Wen Wei Po y ha sido retomada por The Straits Times en Singapur.

Según explica el periodista Max Fisher en el blog WorldViews del Washington Post, el Wen Wei Po, no cita ninguna fuente, ya de por sí los diarios de Hong-Kong tienen una marcada tendencia al sensacionalismo y este periódico en particular es uno el antepenúltimo en el ránking de credibilidad de los 21 diarios hongkoneses.

Fisher señala también el hecho de que la prensa china y surcoreana no se haya hecho eco de la noticia.

Además el Wen Wei Po no cita ninguna fuente. Los diarios de Hong-Kong tienen en general una marcada tendencia al sensacionalismo y este periódico en particular es uno el antepenúltimo en el ránking de credibilidad de los 21 diarios hongkoneses. El Wen Wei Po tiene al parecer la reputación de no tener demasiados escrúpulos a la hora de publicar rumores que luego se revelan falsos.

El terrorífico —casi pintoresco— método de ejecución no ha sido confirmado por el momento por los medios norcoreanos. La prensa oficial, la única, confirmó la ejecución de Jan Song Thaek el 13 de diciembre.

La noticia parece difícilmente creíble e incluso si fuese cierta es de suponer que será desmentida por el régimen en cuestión de horas, pero la batalla de los expertos en el hermético régimen ha comenzado.

Un bloguero del Telegraph la califica de ejecución “un poco al estilo James Bond, en plan acuario-con-tiburones-en-un-búnker-subterráneo” y se sorprende del elevado número de perros hambrientos, cuando una docena habría bastado para terminar el “trabajo”.

Es cierto que Kim Jong-Un no ha ahorrado calificativos para vilipendiar a su fallecido tío, como cuando le llamó “escoria antirrevolucionaria” en el reciente discurso de Año Nuevo, pero de ahí a imaginarse semejante final para su antiguo número dos…