Última hora

Última hora

Entre tanta jerga, ¿está perdiendo Europa el corazón?

Leyendo ahora:

Entre tanta jerga, ¿está perdiendo Europa el corazón?

Tamaño de texto Aa Aa

Modalidades, implementación, diálogo a tres bandas, etc, términos como estos caracterizan los discursos oficiales de la Unión Europea, un lenguaje muchas veces lejano a un público mucho más prosaico. La Comisión ha hecho un esfuerzo adaptando su euro-argot, sugiriendo una mayor franqueza a la hora de hablar, pero ciertas prácticas persisten. Las elecciones europeas se aproximan, una terminología sofisticada no ayudará a convencer a un electorado de por sí reticente ante el creciente euroescepticismo.

Diego Marani, novelista y traductor, autor del libro “Europanto”:
“Hablar con claridad tiene que ver más con el hecho de tener las ideas claras sobre Europa, sobre lo que queremos de esta Unión Europea. Ahí está el problema, tenemos que tener en cuenta que este inglés que utilizamos hoy en día es como el latín de otra época y, como todo lenguaje internacional, es inevitable que acabe influenciado por las lenguas maternas de los que lo utilizan.”

Denis Abbott, portavoz de la Comisaria de Educación, Cultura, Multilingüismo y Juventud:
“¿Por dónde empezar? es como elegir mi película preferida, tengo muchas. Usted ha mencionado una: “modalidades”, pero tampoco me gusta, “instituciones educativas superiores”, ¿por qué no decir universidad?. Tampoco me gusta “valorización”, porque, simplemente, no existe en inglés. Hay muchas más.”

Doris Pack, presidenta de la Comisión de Cultura y Educación y miembro del Grupo del Partido Popular Europeo:
“Esta jerga está ahí pero yo no hablo así ante mis electores. Hablamos con un lenguaje llano, no utilizamos vocablos imposibles que nadie comprende como el que mencionamos antes, “semestre europeo”. Prefiero decir las cosas tal y como son, hacer una traducción fiel, con conocimiento de causa, y traducirlo en mi dialecto si es necesario.”