Última hora

Última hora

Túnez: ¿revolución en las aulas?

Leyendo ahora:

Túnez: ¿revolución en las aulas?

Tamaño de texto Aa Aa

El ritmo de la educación

Las canciones Weld Michel marcaron el ritmo de las protestas callejeras en Túnez a principios de 2011. Este cantante abandonó la escuela a sus 16 años para dedicarse, en cuerpo y alma, a la música y a la fotografía. Weld Michel no esconde su frustración cuando habla del sistema educativo tunecino. Para él, otra escuela podría haber cambiado el rumbo de su vida.

Según las cifras oficiales, en 2012 abandonaron la escuela unos 100.000 estudiantes, un 30% más que en años anteriores. La paralización de la economía del país ha sumido en la pobreza a muchas familias que no pueden hacer frente a los gastos que supone el material escolar pese a que la educación en Túnez es gratuita.

La revolución del ácido fosfórico

Hayet Omri proviene de la región de Bouzeid, conocida mundialmente por haber sido el epicentro de la revolución tunecina tras la inmolación de Mohamed Bouazizi, el vendedor desesperado que, con su acto, inflamó las protestas en el país. Esta pobre región vuelve a estar de actualidad gracias a las invenciones de esta química determinada a hacer realidad sus sueños, desde un humilde laboratorio improvisado en su casa.

Uno de sus experimentos consiste en obtener ácido fosfórico, un elemento clave para la fabricación de bebidas o asfalto. Hayet ideó un proceso sencillo que consiste en la eliminación de metales pesados como el cadmio.
Sus primeros intentos los llevó a cabo en la pequeña granja de su padre.

Vencer los miedos

Radia Jerbi, Head of the National Union of Tunisian Women:
“La mujer tunecina siente miedo porque mucha gente achaca el paro masculino al hecho de que las mujeres trabajen, por eso, hay una fuerte presión para que las mujeres se queden en casa. Nos acosan en el trabajo, en la escuela, estamos perdiendo nuestros derechos, nuestra dignidad.”

Según el Sindicato Nacional de la Mujer Tunecina, la mujer solo ocupa el 30% del mercado laboral. Esta organización feminista, una de las más antiguas del país, ha lanzado en cooperación con varios ministerios un programa nacional para erradicar el analfabetismo.