Última hora

Última hora

Varios muertos en la operación del Ejército mexicano para desarmar a las milicias de autodefensa ciudadana en Michoacán

Leyendo ahora:

Varios muertos en la operación del Ejército mexicano para desarmar a las milicias de autodefensa ciudadana en Michoacán

Tamaño de texto Aa Aa

Dolor sobre dolor en Michoacán, en el oeste de México, donde el intento del Gobierno de desarmar a los grupos de autodefensa ciudadana ha dejado al menos cuatro muertos. Algunos milicianos han entregado a regañadientes las armas que empuñaron meses atrás para defenderse del narco, que controla la región. Otros se resisten porque consideran que sería firmar su propia sentencia de muerte:

“¿Cómo vamos a entregar nuestras armas si el Gobierno no hace su trabajo? Si las entregamos, ellos vendrán y nos matarán. ¿Y luego que harán? Ellos no hacen su trabajo. Están vendidos”.

Unos dos mil policías federales y soldados han sido desplegados en la zona de Tierra Caliente, territorio controlado físicamente por los narcotraficantes. Muchos vecinos de localidades reconquistadas por los grupos de autodefensa, como es el caso de Nueva Italia, han plantado cara a los militares. Casimiro Quesada es su alcalde:

“El pueblo demostró que tiene miedo y salió por la noche, quizá no de la mejor manera, a hacer frente a la gente que quiere desarmar a las fuerzas de autodefensa. Repito, el pueblo se siente a gusto ahora con las fuerzas de autodefensa”.

Las milicias de autodefensa han condicionado su desarme a que el Gobierno capture a los líderes de Los Caballeros Templarios, el principal grupo criminal que opera en esta región que se ha sentido abandonada a su suerte durante demasiado tiempo.