Última hora

Última hora

Irán acata las primeras medidas del acuerdo nuclear de Ginebra

Leyendo ahora:

Irán acata las primeras medidas del acuerdo nuclear de Ginebra

Tamaño de texto Aa Aa

El 24 de noviembre en Ginebra las seis grandes potencias e Irán dieron un paso, medido pero ambicioso, para poner fin a diez años de pulso sobre el programa nuclear de Teherán.

La medida faro del acuerdo, es decir la suspensión del programa de enriquecimiento del uranio al 20%, ha sido acatada este lunes, como ha certificado el OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica).

El acuerdo de Ginebra aceptado por Irán, le impone dejar de producir uranio enriquecido al 20%, empezar a diluir sus reservas de uranio ya enriquecido al 20% y a mantener en su nivel actual las actividades en las plantas de Natanz, Fordó y Arak.

A cambio, las seis potencias levantarán en seis meses sus sanciones equivalentes a más de 5 mil millones de euros.

La medida incluye el levantamiento de las restricciones sobre las exportaciones petroquímicas. Está previsto que Irán sea autorizado a volver a los mercados petroquímicos, del oro y de los metales preciosos.

Pero por el momento, se mantendrán la mayor parte de las sanciones, lo que privará a Irán de 22.000 millones de euros procedentes del petróleo durante los seis meses, mientras que la mayoría de los haberes iraníes en el extranjero, cerca de 74.000 millones de euros, permanecerán congelados.

Para un levantamiento total de las sanciones, Teherán tendrá que aceptar restricciones más importantes de sus actividades nucleares. Las potencias occidentales quieren una reducción drástica del número de centrifugadoras a 3 mil o 4 mil en vez de las 19 mil actuales y el cierre definitivo de la central de enriquecimiento de uranio de Fordó entre otras cosas.

En todo caso, el levantamiento parcial de las sanciones mejorará de inmediato la vida cotidiana de los iraníes. La economía iraní ha sufrido un importante deterioro a causa de las sanciones, disparando la inflación al 40% y el paro a más del 20%. El sector privado funciona solo a la mitad de su potencial.

Nima Ghadakpour, euronews:
El mismo día en que ha entrado en vigor el acuerdo entre Irán y el grupo 5+1, Teherán ha llevado a cabo una serie de acciones que incluyen la interrupción del enriquecimiento de uranio al 20 por ciento. Esto se considera un paso importante para restablecer la confianza con la comunidad internacional. Pero, ¿es una garantía práctica para acabar con el desafío sobre el programa nuclear iraní? euronews ha contactado con Reza Taghizadeh, analista político iraní.

Sr. Taghizadeh, la última noticia es que la Unión Europea ha suspendido algunas de las sanciones impuestas a Irán. ¿Qué opina al respecto?

Reza Taghizadeh:
La Unión Europea y Estados Unidos habían adquirido una serie de compromisos con Irán en caso de acciones concretas. Con la suspensión del enriquecimiento de uranio al 20 por ciento en las plantas de Fordo y Natanz, y también con el resto de los requisitos como la congelación de la construcción del reactor de agua pesada en Arak, la UE tenía que cumplir su parte. De ahí el alivio de las sanciones por parte de Bruselas. Este es un pequeño paso para la UE, pero, para Irán, es muy importante y significa el alejamiento de una etapa que podría haber convertido al país en una potencia militar nuclear; por lo que es muy importante para la región.

euronews:
¿Puede este inicio del cumplimiento del acuerdo ser un comienzo prometedor, tanto técnica como políticamente?

Reza Taghizadeh:
Sin lugar a dudas. Parece que ambas partes están dando pasos voluntariamente en la dirección apropiada. Se ha dado uno pequeño, pero los resultados pueden ser importantes para la paz regional y para el desarme nuclear en el resto del mundo.

euronews:
Ha hablado de paz en la región. En su opinión, ¿cuáles son los principales obstáculos en las negociaciones y de cara a un acuerdo final?

Reza Taghizadeh:
En Irán, el Gobierno es una pequeña parte del régimen de la República Islámica. La línea dura del régimen, en particular la militar, y la línea dura del Parlamento, son contrarias al acuerdo entre Irán y el grupo 5 +1. Ellos creen que fracasará a mitad de camino.

En la región, tanto Arabia Saudí como Israel se oponen a que avancen las negociaciones de la fase actual a la final. Por tanto, intentarán utilizar sus influencias para detener el proceso, particularmente en relación con las decisiones de Estados Unidos. Y en el Congreso estadounidense, hay más detractores que defensores del acuerdo con Irán.

Estos dos factores, a nivel nacional e internacional, actuarán en contra de las negociaciones. Pero parece que si los Gobiernos de Obama y Rohani tienen suficiente apoyo en sus propios países, serán capaces de avanzar hacia una segunda fase y un final; y de cambiar la situación en la región: de una crisis nuclear hacia una mayor estabilidad política.