Última hora

Última hora

Rosetta despierta y llama a casa

Leyendo ahora:

Rosetta despierta y llama a casa

Tamaño de texto Aa Aa

Se ha despertado y ha llamado a casa.

Con un bip prácticamente inaudible, la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha enviado la esperada señal que confirma su despertar tras más de dos años en estado de hibernación.

Poco antes de las 19.20 CET de este lunes, los responsables de la misión de la ESA daban rienda suelta a su alegría en el Centro Europeo de Operaciones de Darmstadt, en Alemania.

Una vez establecido el contacto, comienza el trabajo para llevar a cabo uno de sus grandes retos espaciales de 2014: aterrizar en noviembre sobre el cometa 67P/Churyumov – Gerasimenko.

Rosetta comenzó su viaje en 2004, siguiendo una compleja trayectoria que incluía tres aproximaciones a la Tierra y una a Marte. En 2011 entró en modo de hibernación para recorrer el tramo más solitario y frío de su viaje.

Está previsto que la fase de aproximación al cometa comience dentro de unos cuatro meses. Por fin, en agosto entrará en órbita a su alrededor y estudiará su superficie para que los responsables de la misión escojan el lugar en el que aterrizará Philae, la mini sonda que transporta Rosetta.

El aterrizaje de este diminuto laboratorio cargado con 100 kilos de tecnología será otra operación delicada; casi tanto como la primera parte de esta misión tan importante para la ESA, que ha invertido en ella cerca de mil millones de euros, más del 30% de su presupuesto anual.

Estudiar un cometa de tan cerca es una primicia. Además Churyumov, que ha vivido miles de millones de años en el espacio profundo, puede proporcionar informaciones valiosísimas sobre el sistema solar y las condiciones físicas en las que se formó.

Misión crucial para la ESA

Claudio Rosmino. euronews:
Para comprender la importancia de la misión de Rosetta, tenemos en duplex desde Darmstadt, Alemania, a Paolo Ferri, responsable de operaciones solares y planetarias de la Agencia Espacial Europea.

¿Se podría decir que dadas sus ambiciones científicas y la falta de precedentes, esta misión es comparable al primer vuelo de Gagarin?

Paolo Ferri. Responsable de operaciones solares y planetarias de la Agencia Espacial Europea:
Seguramente es comparable en el sentido de que no hay precedentes, pero es diferente porque no hay hombres a bordo. Es una revolución en el sentido de que nadie ha conseguido nunca acceder a un cometa y quedarse en él. Ha habido acercamientos y se han sobrevolado cometas, pero llegar hasta ellos y quedarse allí es lo que es difícil. Tampoco se ha intentado nunca aterrizar en un cometa. Por lo tanto, seguramente se trata de una primicia histórica en los vuelos espaciales.

euronews:
El despertar de Rosetta ha sido un éxito, pero es sólo la primera fase. ¿Cuáles son las próximas etapas de la misión especialmente difíciles?

Paolo Ferri:
La próxima etapa crítica, muy crítica, es la que llamamos “maniobra de cita”. Actualmente, la sonda viaja con una diferencia de velocidad con respecto al cometa de alrededor de 1 kilómetro por segundo. No podemos seguir así, tenemos que viajar más o menos a lamisma velocidad que el cometa para volar alrededor de él. Esta maniobra tendra lugar en mayo, va a durar varios días y tiene que ser un éxito. Si no funciona, no llegaremos al cometa.

Cuando lleguemos al cometa, no se tratará de un momento, sino de una fase que se prolongará varias semanas, vamos a reaprender a volar. Porque volar alrededor de un cometa, nadie lo ha hecho por ahora, significa evolucionar en un ambiente muy dinámico.

No es como volar en el espacio, como hacen todos los satélites, en un ambiente tranquilo solo con la energía gravitatoria de los planetas y del sol, y el resto es el vacío.

Aquí se vuela en un ambiente de gas, de polvos, con un campo gravitatorio casi inexistente, comparable al de la radiación de la luz solar.

Por último, hay que buscar un punto de aterrizaje, tenemos que cartografiar la superficie, y el aterrizaje en sí va a ser difícil. Es algo que hemos planeado pero a ver cómo resulta.

Claudio Rosmino
Muchos científicos comparan este evento a un viaje atrás en el tiempo de 4,5 mil millones de años: ¿qué esperan descubrir?

Paolo Ferri:
Con Rosetta, llegamos al cometa y nos quedamos dos años, por tanto vamos a seguir la evolución, o al menos gran parte de la evolución, de la vida de este cometa que tarda seis años en dar la vuelta al sol.

Vamos a llegar en un momento en el que el comete sigue siendo poco activo, vamos a seguir su actividad porque se está acercando al sol y por tanto va a empezar a emitir cada vez más gases y polvos, y después, el “lander” aterrizará en el cometa.

Esto quiere decir que después de Rosetta, la ciencia de los cometas será completamente diferente. Por eso es un paso de gigante.

Claudio Rosmino:
Profesor Ferri, varios de sus colegas de la ESA han descrito la señal del despertar de Rosetta como una llamada a casa de un hijo que se fue hace años. ¿Cuáles son sus sentimientos personales vinculados a esta misión?

Paolo Ferri
No ver la sonda, aunque estábamos en contacto casi permanente durante muchos años, antes y después de su lanzamiento, y después dejar de verla durante dos años y medio, provoca ese sentimiento…

Sabíamos que no tendríamos señales hasta ese momento preciso, como ese hijo con el que hemos quedado en llamarnos al cabo de dos años, por eso los tres cuartos de hora de retraso, aunque estaba dentro de la franja horaria de una hora prevista, se convirtieron en los tres cuartos de hora más largos de mi vida.