Última hora

Última hora

Ucrania: ¿Se puede recuperar aún el espíritu pacífico de 2004?

Leyendo ahora:

Ucrania: ¿Se puede recuperar aún el espíritu pacífico de 2004?

Tamaño de texto Aa Aa

Cientos de miles de ucranianos se aferran a la bandera europea.
Fue el pasado 24 de noviembre en Kiev, cuando aún creían posible la firma del Acuerdo de Asociación con la UE.

Una forma pacífica de presión para que el presidente Yanukovich diese marcha atrás en su decisión de incorporarse a la Unión Aduanera de Rusia.

“Hoy ya no se trata de elegir entre una política o un partido político en particular, señalaba una manifestante, se trata de expresar los valores que hemos elegido. Aquí no hay solo banderas políticas, hay muchas banderas ucranianas y europeas.”

En poco más de dos meses, el pulso entre los manifestantes y el poder degeneró en enfrentamientos violentos. La protesta se ha extendido a otras ciudades, incluso a regiones rusófonas del este, como aquí, en Dnipropetrovsk, que tradicionalmente apoya a Yanukóvich.

Las escenas de guerrilla urbana se suceden y dejan varios muertos.

Esta imagen de un manifestante, obligado a desnudarse a 10 bajo cero y humillado por la policía, conmociona a la opinión pública.

Ante esta deriva, el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy ha sido muy claro. La semana pasada, durante su visita a Varsovia, reiteró la oferta de firmar con Kiev el Acuerdo de Asociación, condenando al mismo tiempo la violencia.

Herman van Rompuy. Presidente del Consejo Europeo:
“A la luz de la trágica y reciente escalada de la violencia en Kiev, deploro y condeno el uso injustificado de la fuerza y la brutalidad por parte de las autoridades ucranianas contra los manifestantes.”

La delegación europea en Kiev ha llamado al poder ucraniano a cumplir las promesas hechas y a seguir negociando con la oposición que reclama elecciones presidenciales anticipadas.
La UE también se ha dirigido a los líderes de la oposición para pedirles que se desmarquen claramente de los manifestantes violentos.

Iryna Gibert. euronews:
Para hablar de la situación en Ucrania tenemos en duplex desde París a Jean-Paul Véziant, embajador de Francia en Ucrania de 2005 a 20008. Señor Véziant, bienvenido a euronews.

Jean-Paul Véziant:
Gracias por su invitación.

Iryna Gibert. euronews:
Ucrania atraviesa la mayor crisis desde su independencia. Kiev es escenario de violentos enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden. ¿Qué piensa cuando ve las imágenes que llegan de Ucrania?

Jean-Paul Véziant:
Me pregunto cómo se ha podido llegar a este punto desde el pasado 21 de diciembre. Algunos hablan incluso de guerra civil. Aunque una parte de la población se manifiesta, otra parte no se manifiesta, permanece silenciosa. Y creo que esa Ucrania silenciosa no aprueba lo que está sucediendo en Maidan, pero tampoco se puede decir por ello que esté en guerra con la otra parte de Ucrania.

En 2013 y en el corazón de Europa esa violencia policial, esos secuestros, esa brutalidad, esos manifestantes humillados, esos periodistas apaleados…no logro entenderlo. Es difícilmente soportable, y sobre todo, pertenece a una época que creíamos pasada.

Recuerde lo sucedido en diciembre de 2004, por aquel entonces había una tensión extrema, pero no hubo muertos, había una voluntad de diálogo. Hubo manifestantes cuya determinación pacífica forzó el diálogo y cambió el rumbo de las cosas. ¿Se puede recuperar ahora ese espíritu de diciembre de 2004, de la Revolución Naranja? ¿Se está aún a tiempo? no lo sé.

euronews:
Cuando usted era embajador de Francia en Ucrania, participó de forma muy activa en el acercamiento cultural y económico de los dos países. ¿Cree que ese acercamiento tiene futuro?

Jean-Paul Véziant:
Claro que sí, ese acercamiento tiene futuro. Puede haber quien piense que todo lo que se había logrado a lo largo de los años se ha perdido de un plumazo. Pero no es para nada el caso. Todo eso ha sido una inversión resultado de una comprensión mútua, de un respeto mútuo que no se van a borrar de la noche a la mañana.

Yo creo que la inmensa mayoría de los ucranianos dan mucha importancia al desarrollo de esas relaciones. Saben muy bien que lo que propone Europa no es un nuevo espacio estratégico, no es la adhesión a la OTAN, es más cooperación y alicientes para el desarrollo de la industria. Europa y Ucrania pueden beneficiarse mútuamente de ello. Y creo profundamente en la prosperidad y en lo que ya ha sido sembrado.

euronews:
¿Qué podría hacer Europa para que Ucrania recupere la estabilidad y la calma?

Jean-Paul Véziant:
Para la Unión Europea, los ucranianos tienen que tener la libertad de elegir libremente, democráticamente, sin presión externa y en la continuidad, es decir, cuando se opta por un camino, se avanza sin salir de ese camino. Quiero recordar a ese respecto que la propuesta de Bruselas de firmar un acuerdo de Asociación sigue en la mesa.

¿Qué podría hacer Europa? ya lo he dicho, Europa no va a imponer nada y desea que sean los ucranianos quienes puedan decidir. Pero para eso es necesario que se restablezca la confianza, que manifiestamente ahora se ha roto.

Tal vez sea necesario que intervenga una tercera parte como garante de la sinceridad, de la confianza que habría que restablecer entre las diferentes fuerzas políticas en Ucrania.

Creo sinceramente que la diplomacia tiene recursos, que la diplomacia puede hacer propuestas, y puede operar mejor de lo que funcionará nunca la represión policial, pero para ello se necesita voluntad política. Además hay que actuar rápidamente, antes de que la situación no escape por completo al control de unos y otros.

Es lo que deseo para su país, para Ucrania. Y le deseo mucha suerte.

euronews:
Jean-Paul Véziant, exembajador de Francia en Ucrania, gracias por responder a nuestras preguntas.