Última hora

Última hora

China: austeridad y pocos petardos para celebrar el Año del Caballo

Leyendo ahora:

China: austeridad y pocos petardos para celebrar el Año del Caballo

Tamaño de texto Aa Aa

Esta medianoche China da la bienvenida al año nuevo lunar, la festividad más importante en el país y en buena parte de Asia. Banquetes familiares y fuegos artificiales marcarán, como dicta la tradición, el fin del Año de la Serpiente y el inicio del Año del Caballo. Aunque en esta ocasión, contaminación obliga, habrá menos petardos, que según creencias traen buena suerte y ahuyentan a los malos espíritus.

En línea con el llamamiento a la frugalidad del presidente Xi Jinping, que ha lanzado una campaña contra la persistente corrupción, las ventas de artículos de lujo también han caído.

El año nuevo chino está marcado por la mayor migración de masas de la Tierra: centenares de millones de trabajadores viajan en tren, autobús, avión y barco para pasar las fiestas con sus familias. El Ministerio de Transportes chino calcula que durante los 40 días que dura este periodo vacacional se efectuarán 3.620 millones de desplazamientos. Para muchos chinos, es la única fiesta que tienen en el año.

La tradicional cena del Año Nuevo chino está compuesta por el cerdo y el pescado para traer abundancia y buena suerte al hogar. Pero sobre todo por las suculentas empanadillas hervidas al vapor rellenas de carne, verdura o marisco.

El regalo más tradicional son los famosos sobres rojos que deben contener siempre una cantidad par aunque nunca el 4, asociado a la muerte porque ambas palabras se pronuncian prácticamente igual en mandarín.

El horóscopo chino se basa en el calendario lunar, por eso no comienza el 1 de enero sino a finales de enero o a comienzos de febrero. China inicia el año 4712.

Según la tradición china, cada animal, con sus características positivas y sus debilidades, ejerce una influencia sobre los nacidos en su año. No solo hay que tener en cuenta al animal de su año sino el elemento que le corresponde. Durante el ciclo de 60 años, los doce animales reciben la influencia de los cinco elementos: madera (Júpiter), fuego (Marte), tierra (Saturno), metal (Venus) y agua (Mercurio). A cada animal, según el año, le corresponde algún elemento.

El 2014 es el año del caballo de madera. El caballo hace de los nacidos en este año personas de sangre caliente, buenos amantes, líderes, temperamentales pero con gran sentido de la nobleza, sociables y elegantes.

Los maestros de «feng shui» prevén para 2014 un año plagado de conflictos y desastres relacionados con el ascendente de fuego que trae el caballo de madera. Además de predecir catástrofes naturales, como volcanes y terremotos que podrían afectar a Japón, Indonesia y China, los futurólogos alertan de un recrudecimiento de la tensión diplomática entre Pekín y Tokio a cuenta de las disputadas islas Senkaku-Diaoyu. Particularmente turbulentos serán los meses de febrero, mayo y agosto, que podrían ver una escalada militar en Asia. En el terreno económico son menos pesimistas, y vaticinan una recuperación de los países occidentales y una ralentización de las potencias emergentes. Proseguirán, eso sí, las turbulencias bursátiles pese a las buenas perspectivas que el caballo traerá para los sectores relacionados con la madera.