Última hora

Última hora

Europeos expulsados de Bélgica

Leyendo ahora:

Europeos expulsados de Bélgica

Tamaño de texto Aa Aa

A Silvia, italiana, que se dedica a la música, se le han cerrado las puertas para vivir en Bélgica. La Oficina de Extranjería belga retiró el año pasado el permiso de residencia a miles de europeos como Silvia porque no cumplían con los requisitos exigidos y suponían una carga para las arcas de la Seguridad Social belga. Tiene un hijo pequeño y se quedará en el país al menos hasta que termine el curso escolar: “Cuando uno recibe una aviso de expulsión, ya no puede ejercer, no tiene identidad. Nos quitan el carné de identidad y nos quedamos sin tener derecho a toda una serie de gestiones administrativas, jurídicas, relacionadas con el trabajo. Y yo creo que hay que denunciar esta situación”.

El Gobierno belga utiliza la directiva europea que indica que las personas pueden ejercer su derecho de residencia pero no suponer una carga para los servicios sociales del Estado miembro de acogida. Españoles, rumanos y búlgaros son los europeos que recibieron más avisos el año pasado. Unos 2.700 ciudadanos.

Desde la Oficina de Extranjería belga dicen que no son particularmente duros, defienden que son justos, razonables y respetan siempre la legislación europea cuando toman las decisiones: “Incluso ahora hay más rechazos de permisos de residencia, la jurisprudencia nos da la razón. Lo que hemos hecho simplemente es aplicar correcta y objetivamente una legislación europea y nacional”, declara Dominique Ernould.

“Los europeos tienen derecho a ir a otro país de la Unión Europea y permanecer 3 meses sin ningún tipo de obligaciones y también sin derecho a reclamar ayudas durante ese tiempo. Hasta 6 meses si esa persona puede demostrar que está buscando trabajo. Y después no podrá quedarse a menos que tenga medios económicos para mantenerse y disponga de cobertura sanitaria”, explica Mina Andreeva, portavoz de la Comisión Europea.