Última hora

Última hora

Sochi, algo más que deporte

Leyendo ahora:

Sochi, algo más que deporte

Tamaño de texto Aa Aa

Sochi, esta estación balnearia a orillas del Mar Negro acoge los Juegos Olímpicos de Invierno 2014.

Comienza la cuenta atrás, el próximo 7 de Febrero, 5.500 atletas de 80 países diferentes competirán por el oro en 98 disciplinas deportivas.

Una cuestión que más allá de lo meramente deportivo se impone: ¿Cuál ha sido precio por albergar los que van a ser, quizás, los Juegos Olímpicos más controvertidos de la historia?

Oficialmente, estos Juegos Olímpicos han costado 37.000 millones de euros. A años luz de los de Vancouver o Turín. Incluso Pekín y Londres que, normalmente, cuestan más por tratarse de unos Juegos Olímpicos de verano, llegan en segunda y tercera posición.

Para algunos analistas, como Dimitri Babich, las críticas al país de acogida forman parte del juego. Para él, Rusia acabará probando que todo lo que se le achaca es erróneo.

Dimitryi Babich, Voice of Russia:

“Ningún país ha podido respetar el presupuesto que se fijó cuando planeó acoger los Juegos Olímpicos. Pasó lo mismo con los JJOO de Londres y con los de Pekín. Rusia no va a ser una excepción. Esperamos que durante los Juegos, la imagen de Rusia mejore.”

Rusia espera, también, poder minimizar las acusaciones de fraude y soborno que pesan sobre algunos políticos y oligarcas.

Los partidos de la oposición y muchos activistas aseguran que, más de la mitad del presupuesto de estos Juegos, se lo ha tragado la corrupción.

Vladimir Kimaev es un activista ecológico para quien el gran perdedor de estos Juegos Olímpicos ha sido el medio ambiente.

Nos muestra un vertedero ilegal, uno de tantos que proliferan en Sochi, según él. Sin hablar de los desprendimientos de tierra provocados por la construcción frenética.

Para subsanar todos estos daños se necesitaría un tercio del presupuesto del evento deportivo.

Sochi, dice es un microcosmo de la Rusia de hoy.

Vladimir Kimaev: EchoVahta:

“La situación que se ha creado en Sochi con la preparación de los Juegos, la construcción de las instalaciones olímpicas, es un reflejo de la situación en Rusia: de su sistema político, de su sistema económico, de su sistema social y ecológico. Temas que nos preocupan y que, de alguna manera, podemos extrapolar al conjunto del país y que se repiten en estos Juegos Olímpicos.”

Andrey Martynov es uno de los 2.000 propietarios de Sochi cuyas casas fueron embargadas y demolidas para construir las infraestruras de los Juegos. Sobre el terreno de su casa se erige ahora el Estadio Olímpico.