Última hora

Última hora

Controlar los signos vitales puede ser algo simple

Leyendo ahora:

Controlar los signos vitales puede ser algo simple

Tamaño de texto Aa Aa

Ritmo cardíaco, temperatura del cuerpo, presión arterial… Medir todos estos parámetros es muy importante si queremos saber cuál es el estado de nuestra salud o si queremos controlar nuestro rendimiento deportivo. Hasta ahora, para realizar todas estas pruebas el paciente debía someterse a un complejo proceso de pruebas llevadas a cabo con máquinas, cables y otros instrumentos para medir nuestros signos vitales.

En Neuchâtel, en el Centro Suizo de Electrónica y Microtécnica (CSEM), un grupo de científicos trabaja para simplificar este proceso. Gracias a sus investigaciones, la medición de nuestros signos vitales es ahora posible utilizando un simple sensor. Todas las informaciones son enviadas por Bluetooth a una central. Los investigadores aseguran que este sensor puede ser utilizado en el caso de los deportistas pero también en el de otros muchos pacientes.

“Nuestra tecnología consiste en un sistema que integra sensores, una batería y un ordenador. Todos en un solo sistema que permite medir señales eléctricas y ópticas a través del cuerpo del usuario. De hecho, el usuario simplemente coloca este aparato en su piel. El sistema inyecta corrientes eléctricas a través de su corazón y de sus pulmones y, a partir de ahí, podemos obtener parámetros como el ritmo cardíaco, la actividad de sus pulmones y ahora también estamos trabajando en valores como la presión arterial”, explica Josep Sola i Caros, ingeniero.

Para construir este aparato en miniatura los investigadores necesitaron antes de nada diseñar y colocar circuitos en una imagen en tres dimensiones. El ingeniero encargado de este diseño organizó esos circuitos con el objetivo de optimizar su rendimiento y obtener los mejores resultados. Fue una de las fases más delicadas.

Después comenzó la fase de construcción. Ante la imposibilidad de montar con las manos instrumentos tan pequeños, el ingeniero utilizó un microscopio y para colocar los pequeños circuitos eléctricos empleó una máquina especial.

Una vez que el sensor está listo, éste puede ser utilizado de muchas maneras. Unos maniquíes, por ejemplo, están equipados con prendas especiales en las que se han incluído los sensores. El chaleco con el que están vestidos se utiliza, por ejemplo, para controlar los signos vitales de atletas pero también sus ciclos de sueño, un parámetro muy importante.

“El gran desafío para los profesionales del deporte es controlar la fase de recuperación y, para ello, lo mejor es vigilar el sueño del deportista, asegura Alexandros Giannakis, experto. Con estos sensores se puede saber, por ejemplo, cuántas veces se ha movido la persona durante la noche, se pueden ver los valores mínimos del ritmo cardíaco, la actividad de los pulmones, etc… Básicamente es información que se obtendría en un clínica especializada en el sueño”.

“Entre las tecnologías desarrolladas en Neuchâtel, hay una que mide la presión arterial y que está siendo probada aquí, en el Hospital Universitario de Berna, explica Claudio Rocco, periodista de euronews. La hipertensión es conocida como el “asesino silencioso” y afecta hoy en día a un tercio de la población europea, pero la mayoría de las personas no saben que la padecen”.

Hoy en día para controlar la presión arterial durante 24 horas el paciente debe utilizar obligatoriamente un brazalete que se infla cada 20 minutos, incluso durante la noche. Los pacientes no consiguen dormir y cuando el brazalete se infla su brazo se queda bloqueado. Pero la nueva tecnología puede mejorar la situación.

“En lugar del sistema tradicional, tenemos un sistema móvil que incluye tres sensores que nos permiten medir la presión arterial de manera continua. El brazo ya no estará bloqueado como con el sistema tradicional”, asegura Stefano Rimoldi, investigador de la Universidad de Berna.

Con este chaleco en el que se encuentran los tres sensores, el paciente podrá hacer una vida normal durante las 24 horas que dure la prueba.