Última hora

Última hora

¿Qué significa ser Primera dama?

Leyendo ahora:

¿Qué significa ser Primera dama?

Tamaño de texto Aa Aa

Cécile, Toulouse, Francia: “Estas últimas semanas se ha hablado mucho de la Primera dama francesa, ¿pero cuál es su verdadero estatus? y, de manera más general en el mundo, ¿cuál es el estatus oficial de aquellas o aquellos que comparten su vida con el Presidente/a de la República o el primer/a ministro/a?

Christian Delporte, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Versalles Saint-Quentin-en Yvelines, especialista de Historia de los medios y de la comunicación política, autor del libro: “Come back, ou l’art de revenir en politique”:

“La Primera dama no tiene un estatus particular en Francia en el sentido institucional del término, tampoco lo define la Constitución. No se le atribuye ningún salario ni cuenta con un despacho en el Elíseo.”

“Sin embargo, desde hace tiempo, la Primera dama desempeña un rol protocolario: es a la vez, anfitriona del Palacio del Elíseo, acompaña al Presidente durante sus viajes al extranjero y las cumbres internacionales. Su rol proviene, también, de una adaptación de la tradición monárquica a la República pero, también, de una cierta imitación del modelo estadounidense, en el sentido de que, la expresión “Primera dama” ha sido prestada del vocabulario estadounidense, una licencia, creo, que Francia se ha permitido porque tanto aquí, como en Estados Unidos, el presidente es el hombre político más poderoso del Estado y ese no es el caso de la mayor parte de las democracias.”

Desde los años 70, se ha intentado definir la función de la Primera dama para justificar su presencia en el Elíseo. Se espera de ella que humanice la imagen del Jefe del Estado, que alimente ese lazo afectivo de su marido o compañero con los franceses para que se identifiquen con él. En Francia, el rol de la Primera dama es menos fuerte que en Estados Unidos.

Muchos franceses no entenderían que ella figurara en la lista de consejeros encargados de las grandes reformas políticas, como pudo ser el caso de Hillary Clinton respecto a la reforma del sistema de sanidad en la época en la que Bill Clinton era presidente.
Sin embargo, su rol es más importante que en el resto de países europeos donde los compañeros de los dirigentes se mantienen en un segundo plano y, en muchas ocasiones, continúan con sus carreras profesionales como si nada. Joachim Sauer, el marido de Angela Merkel es conocido por su discreción.

Bueno, yo diría que, entre Estados Unidos y Alemania, Francia ofrece un modelo intermediario para la Primera dama.

Si desea realizar una pregunta pinche en el enlace siguente: