Última hora

Última hora

Venezuela, al borde del abismo

Leyendo ahora:

Venezuela, al borde del abismo

Tamaño de texto Aa Aa

Las protestas degeneran en Venezuela y las divisiones se profundizan.

Ya hay tres muertos por herida de bala y decenas de heridos en las manifestaciones de grupos opositores y estudiantes en Caracas, y en otras ciudades del país.

El movimiento arrancó hace diez días, cuando estudiantes y diferentes sectores de la oposición se echaron a la calle para protestar por la inseguridad y por la política económica del presidente Nicolás Maduro. Tras la radicalización del movimiento, los principales líderes de la oposición se han desmarcado de la violencia.

Maduro, por su parte, denuncia “un rebrote nazifascista” y asegura que no habrá golpe de Estado en Venezuela.

Un año después de la desaparición de Hugo Chávez, Nicolas Maduro no consigue sacar al país de la zona de turbulencias que atraviesa. Poco después de llegar al poder, el nuevo presidente declaró una “guerra económica” contra el sector privado.

Tras acusar a los dueños de las grandes empresas de manipular los precios y de carecer de patriotismo económico, el Gobierno promulgó una ley prohibiendo los márgenes superiores al 30%. Llegó incluso a enviar al Ejército a las tiendas para supervisar los precios.

Pese a todas las medidas, la situación económica es catastrófica. La inflación ronda el 56%. El origen hay que buscarlo en los tipos de cambio. Un dólar cuesta 6,3 bolívares, aunque en el mercado negro puede llegar a cambiarse por 70 bolívares.

Además, el país ha visto como su dependencia del crudo aumentaba en un 20% en cuestión de 17 años. Y para completar el cuadro, está considerado como una de las naciones más corruptas del mundo.

Una corrupción que el Gobierno atribuye a lo que llama “la burguesía parasitaria”: el capitalismo especulativo.

La situación económica ha engendrado una grave penuria de bienes de consumo corriente. Venezuela importa prácticamente todo, incluidos muchos alimentos. Los productos básicos escasean desde hace meses en todos los supermercados.

Otro de los males que aquejan al país y contra el que se manifiestan estudiantes y opositores es la criminalidad.

Aunque el Gobierno no ha publicado cifras oficiales entre 2006 y 2012, sus estimaciones están muy por debajo de las que avanza el Observatorio Venezolano de Violencia:

4.500 homicidios en 1998, más de 21.000 en 2012, es decir, 73 asesinatos por cien mil habitantes. Venezuela es uno de los países con un índice de criminalidad más alto del mundo.

Entre 3 et 18 millones de armas ilegales circularían por el país.

La oposición ha asegurado que la movilización continúa y ha denunciado las amenazas gubernamentales a los medios electrónicos, incluidos los digitales, que cubren las protestas con sanciones que van desde multas millonarias hasta el cierre del medio de comunicación.