Última hora

Última hora

Peugeot-Citröen pasa a estar controlado por los Estados francés y chino

Leyendo ahora:

Peugeot-Citröen pasa a estar controlado por los Estados francés y chino

Tamaño de texto Aa Aa

La familia Peugeot cede parte de su poder para que los Estados francés y chino entren en el capital del grupo automovilístico. El consejo de vigilancia de Peugeot-Citröen aprobó este martes una ampliación de capital de tres mil millones de euros, que supone el equilibrio con un catorce por ciento cada uno entre la familia propietaria, el Estado francés y la empresa pública china Dongfeng. Estos dos últimos aportarán en cada caso ochocientos millones de euros y el resto provendrá de una oferta pública de acciones.

Con el nuevo reparto, el 58 por ciento restante pertenecerá a otros inversores institucionales y pequeños accionistas. Hasta ahora, la familia Peugeot poseía el 25 por ciento del capital y además ejercía el derecho de veto en el consejo de vigilancia. Tras un año de arduas negociaciones en el seno de la misma familia y ante su grave crisis financiera , el presidente Thierry Peugeot aceptó el lunes perder el control directo sobre la compañía.

“Peugeot-Citröen posee tecnologías, marcas, pero está encerrado en el mercado europeo y no dispone de suficiente acceso al asiático con mayor crecimiento”, declaró el ministro de Industria francés, Arnaud Montebourg. “En cambio, Dongfeng no dispone de tecnología, ni marca, pero disfruta del crecimiento asiático. Se trata de un intercambio adecuado”.

De hecho, la colaboración entre ambas compañías se remonta a 1992, cuando Citröen ya firmó un acuerdo con Dongfeng que es la segunda empresa automovilística china. Desde entonces, ambos grupos han construido tres fábridas conjuntas. Este nuevo paso supone, por otro lado, la desaparición del estadounidense General Motors del capital de la sociedad francesa para que el intercambio tecnológico y comercial se haga a partir de ahora con el chino a todos los niveles. La presencia del Estado francés, por otro lado, garantiza que el primer fabricante del país y segundo europeo mantenga su filiación nacional.

En la operación en su conjunto, también se prevé una alianza entre la división bancaria de Peugeot-Citröen y la entidad española Santander.