Última hora

Última hora

La muerte lenta del lago iraní de Urmía

Leyendo ahora:

La muerte lenta del lago iraní de Urmía

Tamaño de texto Aa Aa

El lago iraní de Urmía, es uno de los mayores lagos salados del mundo pero en la última década hasta un 80% de su superficie ha desaparecido, según algunas fuentes.

El cambio climático, una mayor irrigación de las tierras vecinas o la construcción de presas en los ríos que lo alimentan de agua, son algunas de las causas que los expertos barajan.

Estos mismos expertos aseguran que si no se hace nada al respecto en los dos próximos años, el lago podría desaparecer para siempre.

“Antes, cuando el lago estaba vivo aquí había unas vistas fantásticas, venían muchos turistas así como muchos animales, sobre todo aves migratorias. Este sitio era increíble”, asegura un habitante de la zona.

La actividad en el lago también ha ido desapareciendo. Según datos de una oficina local de medio ambiente, el lago de Urmía sobrevive hoy con apenas un 5% de su agua.

Los expertos afirman que las consecuencias tanto en las tierras fértiles colindantes como en la vida de los tres millones de personas que viven en sus alrededores podrían ser terribles si el lago desapareciese totalmente.

“Estamos impresionados, la situación del lago es muy mala. Estuvimos aquí hace unos años y esto no estaba así. Estamos tristes y enfadados”, explica una señora que ha venido a ver el lago.

“Ayer condujimos por la autopista mientras se ponía el sol, pensamos que se reflejaba en las aguas del lago, nunca imaginamos que en realidad se reflejaba en este desierto de sal”, asegura su marido.

Cinco universidades iraníes estudian ahora posibles soluciones para el lago de Urmía, entre ellas se encuentran concienciar a la opinión pública, convencer a los agricultores de que pongan en práctica nuevos métodos de irrigación además de que cultiven plantas que consuman menos cantidades de agua.