Última hora

Última hora

Chanel nunca deja de sorprender

Leyendo ahora:

Chanel nunca deja de sorprender

Tamaño de texto Aa Aa

Para presentar su colección de otoño-invierno en la Semana de la Moda de París el diseñador alemán, Karl Lagerfeld, decidió trasladar al público a un supermercado.

El Grand Palais se llenó de comida, estantes y modelos que paseaban por los pasillos haciendo la compra semanal. Eso sin perder un ápice de elegancia. Y es que el mensaje que el director creativo de Chanel quería lanzar era que el lujo y la belleza pueden encontrarse en cualquier sitio.

Muchas caras conocidas como la cantante Rihanna o la actriz keira Knightley no se perdieron una de las citas imprescindibles de la Semana de la Moda.

“Quería mostrar la comodidad de la ropa, la forma de moverse con esos zapatos, la visión moderna incluso del lujo”, explica Lagerfeld. “El lujo no debería ser así, confinado a un espacio limitado, que si tienes la suerte de poder comprar esas cosas, cómpralas, pero no te las pongas para mostrar a la gente lo rico que eres”.

Mucho mas convencional fue la presentación de Valentino. El público vio un popurrí de estilos femeninos y sofisticados creados por estampados florales, bordados de pájaros y mariposas y diamantes que decoraban desde los encajes hasta las piezas en cuero.

La fuente de inspiración para los diseñadores Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli fueron las artistas italianas que ayudaron a cambiar la cultura italiana en la década de los 60 y 70.

“Belleza salvaje” ha sido la colección creada por Sarah Burton para Alexander McQueen. Prendas sofisticadas y una gran combinación de tejidos creando volúmenes que contrastan con la languidez de las
figuras, de caras pálidas, cejas superpobladas y largas trenzas.

Un ambiente oscuro en el que el negro es el protagonista absoluto en forma de encajes, plumas y pieles, aunque siempre acompañado por el blanco, su fiel aliado.

La experimentación y el futurismo fueron llevados a escena de la mano de Iris Van Herpen.

La holandesa describió su trabajo como una “combinación de sofisticación y tecnología digital” y sorprendió con creaciones supernaturales creadas con la ayuda de la impresión en 3D.

Sus piezas, estructurales y simétricas, crearon una contradicción entre belleza y regeneración.