Última hora

Última hora

PALAWAN, UN PARAÍSO ACUÁTICO EN FILIPINAS

Leyendo ahora:

PALAWAN, UN PARAÍSO ACUÁTICO EN FILIPINAS

Tamaño de texto Aa Aa

Palawan es conocida como la joya verde de Filipinas. En este lugar selvático, la biodiversidad es más rica que en ningún otro lugar del país. Es el último paraíso inexplorado. En esta edición de Philippine Life, descubriremos sus tesoros, y entre ellos, un espectacular río subterráneo.

La isla, de 450 kilómetros de largo, se encaja entre el mar del sur de China, al noroeste y el mar Sulu, al sureste.

El Tifón Yolanda, que el pasado año devastó el país, no provocó daños serios en Palawan. La mitad de la isla sigue cubierta por bosques ancestrales. Uno de sus tesoros es el Parque Nacional del Río Subterráneo de Puerto Princesa, conocida como ¡la ciudad dentro del bosque¡.

Aquí los manglares se extienden más allá de donde alcanza la vista.

Aída Moyano, entona una cancioncilla compuesta por ella misma, dedicada al bosque y a sus visitantes, mientras lo atravesamos por el río.

Esta mujer lleva años dedicada en cuerpo y alma a proteger los manglares.

Los bosques como este, situados entre mareas, contienen algunos de los ecosistemas más ricos y complejos del planeta.

“Sin los manglares no existiría un equilibrio en el ecosistema. Animales, manglares y personas, todo esta en equilibrio. Los animales necesitan los manglares para guarecerse y aquí encuentran también su comida. Esto es un santuario para la fauna y la flora”, asegura esta activista, conocida como Lady Manglar,

El denso follaje de los manglares acoge multitud de especies exóticas, como la llamada serpiente del manglar, que durante el día duerme en los arboles y por la noche sale en busca de presas

OCHO KILÓMETROS NAVEGANDO BAJO TIERRA

En bote, llegamos hasta un lugar cuya historia ha sido excavada por la naturaleza: el río subterráneo navegable más largo del mundo, una de las nuevas siete maravillas del mundo, que forma parte del patrimonio mundial de la Unesco.

A lo largo de algo más de ocho kilómetros, este impresionante río nos lleva a través de un sistema de grutas para desembocar directamente en el mar del sur de China.

Este paisaje kárstico único se formó hace 23 millones de años y en él viven multitud de especies.

“Son comunes los murciélagos y unos pájaros, los salanganes o vencejos de cueva, pero en esta especie de catedral, justo detrás de nosotros, también podemos ver algunas criaturas espeluznantes, como tarántulas, serpientes y escorpiones”, afirma Eduardo Nitor, guía turístico en la isla.

Los techos de estas cuevas rebosan de vida. Cerca de 40.000 murciélagos conviven en perfecta armonía con los vencejos. Increiblemente, estos pájaros se han adaptado a vivir en la oscuridad, fenómeno único en el reino de las aves.

Pero, ¿cómo se orientan sin ver en la oscuridad?

“Usan un sistema de eco-lococalización, como las ballenas, para llegar hasta sus nidos. Los sonidos que emiten rebotan contra las paredes y así encuentran su camino, dentro y fuera de la cueva”, explica Ian C. Bacuel, responsable de los servicios de bienestar y entretenimiento de Palawan.

La vida en el interior de estas cuevas no es ni mucho menos reciente: hace poco, unos científicos italianos descubrieron en las rocas de piedra caliza el fósil de un sirenio o vaca marina de unos 20 millones de años.

“Adentrarse en este río es como entrar en otro mundo, en una dimensión que no has experimentado nunca antes”, asegura Bacuel.

El río subterráneo, al igual que el resto de la isla, es un lugar dado a la de imaginación, lleno de misterio, un auténtico tesoro de la naturaleza.