Última hora

Última hora

Un año del papa Francisco

Leyendo ahora:

Un año del papa Francisco

Tamaño de texto Aa Aa

Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon-Primado de las Galias: “En el fondo nada cambia”

Un año después de su proclamación el Papa Francisco ha seducido por su estilo. En cuanto a las formas ha cambiado la comunicación de la Iglesia Católica. ¿Pero qué hay de verdad en el fondo? News + repasa los doce primeros meses en el trono de San Pedro y apunta las perspectivas para 2014.
Fabien Farge entrevistó al cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon-Primado de las Galias.

- Fabien Farge, Euronews: Monseñor, usted participó en la elección en el último cónclave. ¿Cual es el balance de este primer año de pontificado?

- Monseigneur Philippe Barbarin: “No imaginábamos que tendría una energía así. Cuando le elegimos sabíamos que esto cambiaría porque viene de Hispanoamérica, del nuevo mundo. Usted sabe que el 40 % de los católicos de todo el mundo vienen de América Latina, así que es normal que un papa venga de allí.

- Euronews: ¿Este estilo es solo apariencia o es algo que forma parte de la auténtica personalidad del papa Francisco?

- Monseigneur Philippe Barbarin: Ha hecho la vida sencilla. Dice ¿Por qué ir en esos hermosos Mercedes que ponen a disposición del papa cuando tiene necesidad de un coche? Un coche no es para que sea bonito sino para que me lleve, entonces es suficiente con que me lleve. Si las cosas pueden ser sencillas, tanto mejor.

- Euronews: Más allá del estilo y de la forma está el fondo. Monseñor, según usted, la Iglesia y la palabra de la Iglesia ha cambiado en el fondo con el papa Francisco?

- Monseigneur Philippe Barbarin: “En los dogmas, no; en los sacramentos, no. Usted sabe que nosotros tenemos un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo. A veces nos lo reprochan .Y nos dicen que estamos anquilosados y yo digo, no, fíjense en cómo es el papa Benedicto XVI y ahora en el papa Francisco; son completamente diferentes. Y el papa Juan Pablo II era algo distinto. En el fondo nada cambia, pero ¿qué es el fondo? Que Jesús es el salvador del mundo. ¿Qué es el fondo? Que el evangelio ilumina todas las naciones, es una fuente de alegría considerable.

- Euronews: ¿Pueden verse ya algunas reformas al día de hoy?

- Monseigneur Philippe Barbarin: “No porque precisamente como vemos, está muy decidido. Ha tomado muy pocas decisiones. Veamos una primera decisión, su secretario de Estado: ha elegido alguien 25 años más joven, Pietro Parolin, que conoce muy bien las relaciones exteriores, los asuntos internacionales. Después de esto, acaba de salir, están los asuntos económicos. Objetivo: que las finanzas sean transparentes. Las finanzas son siempre difíciles. Donde hay dinero hay manos que se le acercan, no importa donde.

- Euronews: Los casos de pedofilia, tan numerosos en el seno de la Iglesia, ¿qué le parece la reacción de la ONU que señala con el dedo al Vaticano precisamente por no haber hecho lo suficiente sobre algo tan sensible como esto, tan importante como la pedofilia?

- Monseigneur Philippe Barbarin: “Mire, un día un inspector general de enseñanza pública me dijo: “Ya me gustaría a mí que la educación nacional hiciera lo que ha hecho la Iglesia, con la misma claridad”. Porque de hecho hay muchísimos casos de estos.
En la Iglesia es una catástrofe, es una catástrofe en todas partes. Puede que el escándalo sea mayor dentro de la Iglesia, evidentemente, porque se trata de gente que predica la santidad de Dios y si hacen lo contrario es algo todavía peor.

En todo caso nosotros hemos actuado muy rápìdamente. Para mí un solo caso es ya una monstruosidad, estoy de acuerdo con usted, así que me alegro de que estas cosas salgan a la luz y que se combatan con la misma energía.
Así que el hecho de que la ONU se enfade es bueno para nosotros. Porque eso nos exige este combate con la claridad que le han dado Juan Pablo II, después Benedicto XVI y el papa Francisco.
Sobre este asunto no hay la menor duda. Me gustaría que otros hicieran lo mismo porque esto es un flagelo que no se limita a la Iglesia está en la sociedad.

- Euronews: ¿Le parece a usted que el papa Francisco cree esto mismo?

- Monseigneur Philippe Barbarin: Si, así lo creo. Una persona mayor me recalcó esto de inmediato; “Estoy contento, voy a morir pronto pero he visto el cambio, el papa de la esperanza, Juan Pablo II, después el papa de la fe que nos ha enseñado la fe, nos ha transmitido la fe, que ha servido a la fe con su finura y delicadeza, Benedicto XVI y ahora veo el papa del amor.

_________________

Chistian Terras, director de Golias Magazine: “Ha sido elegido para devolver el brillo a una Iglesia deteriorada”

¿Qué diferencias hay entre el Papa Francisco y sus antecesores? Esta es la opinión de Christian Terras, director editorial de la publicación católica Golias Magazine, dedicada al análisis de la información religiosa, teológica y espiritual: ‘‘Hay un estilo que efectivamente aporta un cambio notable. Es un estilo por el que ha sido elegido creo que hay decirlo claramente. Jorge Bergoglio ha sido elegido para devolver el brillo a a una iglesia deteriorada, en horas bajísimas después del pontificado de Benedicto XVI que ha acabado con su dimisión, una dimisión saludable, me parece, puesta al servicio de este papa”.

El año pasado Francia fue el noveno país europeo en autorizar el matrimonio homosexual. El gobierno conservador español presentó en diciembre un proyecto de ley que dificulta gravemente el derecho al aborto. Dos asuntos prioritarios para la politica vaticana. Para Terras el cambio está a la vista: ‘‘Él no va a hacer como sus predecesores. No va a enviar un mensaje a España y Francia desde su puesto en Roma con respecto al matrimonio homosexual. Con respecto al aborto él dice a título personal: “Eso no está bien”. Va a dejar que las conferencias episcopales hagan su papel para encararse, para dirigir la política que acordaron llevar a cabo, es decir, un pulso.
En lo que se refiere a Francia un pulso contra el gobierno Ayrault-Hollande, y con respecto al aborto, bajar a la calle a todas las corrientes carismáticas integristas que quieren ajustar cuentas con el antiguo gobierno socialista español que preconizó el aborto.

Así que tendrá una actitud mucho más táctica que no será frontal aquí, ni con los homosexuales, a los que no les dirá: “es algo contra natura”. Va a decir: “¿Quien soy yo para juzgar?” Al mismo tiempo no va a anunciar desde su solio en Roma: “Estoy contra el matrimonio homosexual”. Y al gobierno Hollande-Ayrault, no le dirá que hará bien en volver a las bases de la civilización y cultura que han fundado la Europa cristiana. Ese no es él, ese no es su discurso”.