Última hora

Última hora

Crimea, una posición geoestratégica irrenunciable para Moscú

Leyendo ahora:

Crimea, una posición geoestratégica irrenunciable para Moscú

Tamaño de texto Aa Aa

Crimea, república autónoma ucraniana, se encuentra acosada en una crisis sin precedentes desde el fin de la Guerra Fría. Rusia se enfrenta a Ucrania y al resto de Occidente. Crimea es una península del sur de Ucrania en el Mar Negro. Al este sus costas casi tocan Rusia. Tiene una superficie de 27.000 kilómetros cuadrados, equivalente a Bélgica.

El último censo sobre el origen étnico de la población realizado en 2001 establecía un 58,5 % de personas de etnia rusa, 22,4 % de etnia ucraniana y 12,1 % de etnia tártara.
Originarios de las grandes estepas de asia central los tártaros fueron masivamente deportados por Stalin hacia Siberia y Asia Central al final de la Segunda Guerra Mundial. Les acusaba de haber colaborado con la Alemania nazi.

En 1954 el líder soviético Nikita Kruschev, decidió la vinculación de Crimea a Ucrania, un regalo para celebrar los 300 años de la unión de Ucrania a Rusia. En ese momento nadie podia imaginar que la URSS se desplomaría ni que Ucrania se independizaría con Crimea dentro de sus fronteras.

El 80 % de la población de Crimea es rusófona. El 77 % considera el ruso como su lengua materna y tan solo un 10,10 % el ucraniano. En las elecciones presidenciales de 2010 la mayoría de los votantes de Crimea, el 78,24%, votó por Victor Yanucovich y el 17,34 por Yulia Timoshenko

Crimea es irrenunciable para Moscú desde el punto de vista estratégico. Alberga la flota militar rusa en el puerto de Sebastopol lo que le permite a Moscú tener un punto de salida hacia el Mar Negro y desde allí al Mediterráneo.