Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

Algas para fabricar bioplástico


hi-tech

Algas para fabricar bioplástico

Las botellas de plástico son hoy un enorme problema medioambiental en todo el mundo. Cada año se producen 20 millones de toneladas.

Los científicos trabajan para descubrir nuevos materiales que permitan fabricar botellas más respetuosas con el medio ambiente.

Como en el Centro de Investigaciones Biológicas de Madrid donde un grupo de investigadores se dice convencido de que una bacteria con la que trabajan jugará un papel importante en la próxima generación de productos plásticos. Gracias a esta bacteria, ya han sido capaces de crear polímeros a partir de residuos orgánicos.

Auxiliadora Prieto y sus compañeros están haciendo crecer la bacteria que será esencial para el proceso que quieren desarrollar. Su investigación forma parte del proyecto europeo SYNPOL que tiene como objetivo impulsar la producción sostenible de nuevos biopolímeros a partir de distintas materias primas.

“Estas bacterias son capaces de acumular en su interior bioplástico en forma de gránulos que nosotros extraemos después mediante diferentes procedimientos químicos para obtener una amplia diversidad de materiales”, explica Prieto.

Pero a estos científicos no solo les interesa la investigación en el laboratorio sino que también quieren definir cómo se podría realizar este mismo proceso pero a gran escala. Ahora mismo se encuentran en la fase de pruebas.

Pero no solo los residuos pueden ser transformados en moléculas de bioplástico. Como parte del proyecto SPLASH, Lolke Sijtsma y sus compañeros del Centro de Investigación de Wageningen, en los Países Bajos, realizan pruebas para saber si las algas podrían ser utilizadas en la producción de bioplástico. Por ahora han descubierto que algunos tipos de algas podrían producir grandes cantidades de azúcares e hidrocarburos que servirían para fabricar los bioplásticos.

“La razón por la cual nos hemos centrado en las algas en este proyecto es que son muy productivas. Utilizan la luz del sol y el dióxido de carbono además de algunos minerales de manera muy eficaz, además, pueden crecer en muchos lugares incluso en aquellos en los que no se pueden cultivar vegetales, por ejemplo. Así que no competirán con la producción alimentaria y esa es también una de las razones por las que hemos escogido las algas en este proyecto”, explica Sijtsma.

La compañía holandesa Avantium ha desarrollado una fórmula que transforma el azúcar de las algas en moléculas de polímero que servirán para fabricar botellas mucho más respetuosas con el medio ambiente.

“Este tipo de material produce un 70% menos de dióxido de carbono y utiliza mucha menos energía no renovable por ello se trata de un material mucho más respetuoso con el medioambiente. Además, sus propiedades son mejores”, asegura Ed de Jong de Avantium.

Mientras siguen realizando pruebas con este nuevo material, los científicos han descubierto otras ventajas respecto al plástico común como, por ejemplo, su robustez, lo que permitiría fabricar botellas más finas con menos material.

Los expertos aseguran que el potencial de los bioplásticos es enorme: Avantium, por ejemplo, considera que los nuevos tipos de plásticos pueden remplazar entre cinco y diez millones de toneladas de botellas tradicionales al año.

Con los científicos trabajando para diseñar la botella de bioplástico perfecta, todo indica que en el futuro nuestros envases serán mucho más respetuosos con el medioambiente.

Selección del editor

siguiente artículo
Robots y protección de datos en la CeBIT de Hanóver

hi-tech

Robots y protección de datos en la CeBIT de Hanóver