Última hora

Última hora

Avión desaparecido: una aguja en un pajar

Leyendo ahora:

Avión desaparecido: una aguja en un pajar

Tamaño de texto Aa Aa

¿Cómo un Boeing 777 de la compañía Malaysia Airlines pudo desaparecer de los radares y caer técnicamente en un agujero negro?

Los pasajeros habituales de la ruta nocturna Kuala Lumpur-Pekín son hombres y mujeres de negocios, turistas chinos y estudiantes.

Ese 8 de marzo no fue una excepción. A la 00h41 hora local, el avión despegó con 239 personas a bordo. Al ser un vuelo de noche, probablemente nadie notó nada raro cuando alguien a bordo desvió el avión de su trayectoria.

Comprender la secuencia que condujo a la desaparición del vuelo MH370 es fundamental para la investigación, porque todo parece indicar que es obra de un iniciado que siguió un plan muy preciso.

Poco después del despegue, el avión llegó a la frontera del espacio aéreo entre Malasia y Vietnam, un punto vulnerable porque los controladores aéreos de los dos países pueden pensar que el avión está bajo la responsabilidad del otro.

A la 1h19, los controladores graban el último mensaje oral procedente del cockpit: el segundo les desea buenas noches.

Dos minutos después, el transpondedor, que da la localización y la altitud del avión, es desactivado.

Entre la 1h07 y la 1h37, el sistema ACARS, una computadora de mantenimiento que envía a control datos de la situación del avión, también es desconectado. Una operación que requiere conocimientos técnicos.

A las 2h15, el avión es detectado por última vez por un radar militar a 200 millas al noroeste de Malasia.

Inmediatamente comienza una búsqueda que cubre el trayecto inicial del avión. Hasta un día después, Malasia no reconoce que sus radares habían detectado al avión, tras su cambio de rumbo, y que no habían tomado medidas porque no parecía “hostil”.

Tailandia ha tardado aún más en confirmar que detectaron el aparato poco después de su desaparición de los radares pero no lo comunicaron antes porque “nadie les preguntó”.

Desde entonces, las operaciones de búsqueda se han reorientado y se centran en dos corredores: uno que parte de Indonesia y se adentra en el sur del océano Índico, al oeste de Australia, y otro que arranca en el norte de Tailandia y llega hasta Kazajistán y Turkmenistán.

Una aguja en un pajar

Sophie Desjardin. euronews:
Doce días desaparecido. El misterio del Boeing 777 de Malaysia Airlines que debía cubrir la ruta Kuala Lumpur-Pekín permanece intacto.

Se han barajado todo tipo de hipótesis, algunas han sido descartadas, otras siguen en el aire.

Para hablar de ello tenemos con nosotros a Gérard Feldzer, experto en aeronáutica y expiloto de Air France.

En este duodécimo día de desaparición del 777, díganos por favor cuáles son en su opinión las hipótesis que se pueden descartar definitivamente, si es que las hay.

Gérard Feldzer. Experto en aeronáutica y expiloto en Air France:
Estamos ante un verdadero culebrón aderezado con mucho desorden en el plano de la comunicación.
Yo no descarto la tesis del accidente y la pérdida de control del aparato. ¿Un secuestro? sí, ¿por qué no?, es posible que hubiera secuestradores en el avión o que hubiera una bomba a bordo.

También se puede contemplar la iniciativa de los pilotos, no sería la primera vez, ha habido casos de suicidio en los últimos 40 años, pero es una teoría un poco más aleatoria.

En cuanto a un gran complot a la Murdoch, el rey de la prensa estadounidense que se imagina que el piloto aterrizó en una pista pequeña y que han camuflado el avión con hojas de palmeras, eso ya es directamente de otro mundo…

euronews:
Treinta y ocho minutos después del despegue, el sábado 8 de marzo, se graba la última comunicación oral emitida desde cockpit. El segundo dice: “Y bien…buenas noches”. ¿Qué pudo pasar después?

Gérard Feldzer:
Se ha dicho que el sistema de comunicaciones fue desconectado voluntariamente, pero eso habrá que demostrarlo, ¿no?. En condiciones normales, los transpondedores permiten que los radares identifiquen la posición y la altitud de los aviones.
Esa información desapareció de los radares, pero pudo deberse a una explosión en vuelo y en ese caso se pierde absolutamente todo, o tal vez, se debiera a un corte de electricidad general.

euronews:
¿Cree que la hipótesis de la explosión sigue siendo plausible? ¿No se habrían encontrado ya los restos del avión?.

Gérard Feldzer:
Bueno, le recuerdo que pasaron seis días antes de que se encontraran los restos del Río-París y eso sabiendo exactamente su última posición. En este caso han pasado 12 días, no es en absoluto impensable que vayan a aparecer.

También ha podido suceder, como ocurrió en un vuelo de Japan airlines hace unos años, una pérdida de control del avión. Los pilotos intentaron recuperar el aparato, pasó cierto tiempo y al final no lo consiguieron, y el avión se había desviado de su ruta. No se puede buscar solo en los caminos iluminados, por decirlo de alguna manera.

En cuanto a un intento de amerizaje, es una opción, ¿por qué no?, tal vez ante una situación desesperada intentaron amerizar. El fuselaje no se se rompe necesariamente, como vimos en la bahía de Hudson, en Estados Unidos, pero el aparato puede caer en picado y hundirse a mucha profundidad en el mar.

euronews:
La búsqueda se centra ahora en dos corredores aéreos de la región, una zona de más de 7 millones de kilómetros cuadrados. Se dice que es como buscar una aguja en un pajar. ¿Se puede ocultar un avión de estas características?

Gérard Feldzer:
Efectivamente es un gran territorio y localizar el avión es extremadamente complejo. Pero no nos engañemos: todos sabemos que los radares espías existen. Se sabe perfectamente lo que circula por el espacio aéreo de cualquier región del mundo. Si se ha podido localizar a Ben Laden por su teléfono móvil, es impensable que no se encuentre un avión que pesa tres toneladas.

La cosa es que las informaciones se revelan con cuentagotas porque ni los estadounidenses, ni los rusos, ni los chinos quieren revelar su capacidad estratégica. No quieren que se sepa que se sabe todo de todos.

euronews:
Gérard Feldzer, experto en aeronáutica, gracias por responder a nuestras preguntas.