Última hora

Última hora

La crisis ucraniana vista por la diplomacia estadounidense

Leyendo ahora:

La crisis ucraniana vista por la diplomacia estadounidense

Tamaño de texto Aa Aa

De la Plaza Roja al Kremlin, el zar Putin es ovacionado tras la formalización de una maniobra casi sin precedentes en Europa desde finales de la Segunda Guerra Mundial: la anexión de un territorio de otro país.

Un escenario coreografiado al milímetro para lanzar un mensaje al mundo: Rusia enseña músculo y rechaza las lecciones de Occidente.

Vladímir Putin. Presidente de Rusia:
“Nuestros socios occidentales, encabezados por Estados Unidos, prefieren que sus políticas no estén guiadas por el derecho internacional, sino por la ley del más fuerte. Se han llegado a creer que son los elegidos, que son excepcionales, que están llamados a decidir el destino del mundo, y que son los únicos que pueden estar en posesión de la verdad. Actúan como se les antoja, ejerciendo su poder contra Estados soberanos aquí y allá, construyendo coaliciones basadas en el principio de “el que no está conmigo está contra mí”.

Referéndum, firma del tratado de anexión de Crimea a la Federación Rusa, voto en la Duma este jueves, en la Cámara Baja en las próximas horas…el asunto ha quedado zanjado en cuestión de días ante la mirada impotente de Kiev, Bruselas y Washington.

Mientras los partidarios de esta demostración de fuerza homenajean a sus héroes en la Plaza Roja, los occidentales multiplican las condenas, constatan y denuncian la ilegalidad del procedimiento y amenazan con nuevas sanciones.

Pero es prácticamente imposible que se invierta el curso de los acontecimientos, pese a la estudiada retórica del presidente estadounidense:

Barack Obama. Presidente de Estados Unidos:
“La verdad es que el señor Putin actuó guiado por la debilidad, no por la fuerza. No vamos a lanzar una incursión militar en Ucrania. Lo que vamos a hacer es movilizar todos nuestros recursos diplomáticos para asegurarnos de que tenemos una coalición internacional potente que envía un mensaje claro, que es que Ucrania debe decidir su propio destino”.

Las palabras de Obama reflejan la preocupación de la diplomacia estadounidense, convencida de que para evitar que la crisis ucraniana degenere se puede hacer mucho más.

La anexión de Crimea por parte de Moscú ha desconcertado, aunque no sorprendido, a la diplomacia estadounidense.

Los exconsejeros presidenciales de Seguridad Nacional Zbigniew Brzezinski y Brent Scowcroft, coinciden en que la agresión contra Ucrania orquestada por Putin ha enterrado un cuarto de siglo de relaciones constructivas, aunque en ocasiones tensas, entre Estados Unidos y Rusia.

Nuestro corresponsal en Washington ha estado en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS):

Zbigniew Brzezinski:
“Tenemos que transmitir a los rusos nuestra preocupación porque las palabras pronunciadas por Putin recuerdan peligrosamente a lo que Hitler decía sobre Austria antes del “Anschluss”, y luego vino lo de los Sudetes. El resto de la historia lo conocemos perfectamente. Y eso podría ser muy grave en Europa. Si nos mostramos pasivos ante esta explosión calamitosa, tal vez los ucranianos acaben separándose y lo que ha sucedido en Crimea, volverá a suceder”.

Brent Scowcroft:
“Putin es una persona completamente diferente a Gorbachov o incluso a Jrushov. Tiene la perspectiva de alguien que fue del KGB y que asistió al colapso de la Unión Soviética. Es una persona llena de veneno, porque pensaba que Estados Unidos principalmente estaba aprovechando ese colapso para humillar a Rusia o para desbancar al país”.

Una nueva era de inseguridad ha comenzado en Europa, aunque ninguno de los exconsejeros presidenciales habla de una vuelta a la Guerra Fría.

Zbigniew Brzezinski:
“Putin tiene que plantearse si realmente puede iniciar una guerra en este momento, en el corazón de Europa dado el estado de su economía, que es muy malo, y el estado de su ejército, que ha emprendido su modernización muy recientemente.

Si hubiera hecho esto dentro de diez años, a lo mejor estaría más preparado. Pero ahora mismo, no creo que a Putin le interese un conflicto serio en esa parte de Europa.

Él preferiría una cosa rápida, como la desintegración de Ucrania o una revuelta en ese país. Y creo que tenemos que hacerle ver, de una manera constructiva, que son escenarios poco probables porque nosotros también tenemos intereses allí”.

Tanto Europa como Estados Unidos podrían haber anticipado los movimientos de Putin, según Brent Scowcroft, si hubieran estado pendientes de la economía ucraniana pero, afirma, ambos se han mostrado apáticos en todo este asunto.

Brent Scowcroft:
“La UE hizo una oferta para establecer relaciones con Ucrania: fue un poco de esto, un poco de aquello, de lo de más allá… es decir, una propuesta vaga y fragmentada que no condujo a nada.

Y Putin, en cambio, se presentó con un préstamo de 15.000 millones de dólares bajo el brazo. Lo que Estados Unidos podría haber hecho en ese momento, y creo que debería haber hecho es decir: “mira, la economía de Ucrania está fatal, pongamos en marcha juntos, entre Estados Unidos, la UE y Rusia, un programa de ayuda a Ucrania “.

En cuanto a las sanciones adoptadas hasta ahora contra Rusia, esto es lo que opina Zbigniew Brzezinski:

Zbigniew Brzezinski:
“Bueno, estas sanciones son como un aperitivo. Los entrantes de una cena “.

Brzezinski nos confirma que espera nuevas sanciones.

Stefan Grobe. euronews:
La diplomacia estadounidense está extremadamente preocupada por la jugada de Putin y por la respuesta occidental. Su esperanza es que el Presidente Obama y los aliados europeos encuentren una respuesta más contundente en la cumbre de la semana que viene.