Última hora

Última hora

El repliegue de los soldados ucranianos de Crimea entra en la recta final

Leyendo ahora:

El repliegue de los soldados ucranianos de Crimea entra en la recta final

Tamaño de texto Aa Aa

Tras casi un mes de ocupación militar rusa, el presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchínov, ordenó el lunes la salida de todas las tropas de la península anexionada por Moscú.

Desde entonces, el movimiento de soldados es incesante, aunque habitantes de Crimea, como aquí, en Feodosia, viven la retirada como la consumación de una derrota:

“Tengo un sentimiento de decepción y tristeza por lo que ha sucedido”.

Cuando el periodista ruso le pregunta su nombre, esta es la respuesta:

“¿Para qué quieres saberlo? ¿Acaso nuestra gente en este territorio ocupado tiene que presentarse ahora?”

Pese a las críticas de los soldados y oficiales en Crimea a las autoridades de Kiev por las órdenes contradictorias tras la ocupación rusa, el Ejecutivo interino quiere evitar a todo precio choques, como los registrados el sábado en la base aérea de Belbek durante el desalojo por la fuerza del Ejército ruso.

De los cerca de 20.000 soldados ucranianos que había en Crimea, el 80% aproximadamente son locales. Muchos de ellos tienen ahora que ser realojados junto con sus familias.

La posibilidad de quedarse en Crimea y servir en el ejército ruso está excluida para muchos de ellos.

Serguei. Marinero ucraniano:
“Aunque soy ruso y mis familiares están en Rusia, no voy a servir en el ejército ruso, solo serviré en el ucraniano”.

Yevgeni. Marinero ucraniano:
“Nos han echado como a ratas, pero no lo somos. ¿Qué iba a hacer, quedarme aquí? ¿En qué iba a ayudar eso? desde luego, no iba a servir para que Ucrania recuperase Crimea”.

Aunque ya no se ven prácticamente uniformados sin identificar merodeando alrededor de las bases militares, prácticamente todos ya bajo control ruso, en este repliegue no han faltado escenas de tensión como esta:
al grito de “gloria a Rusia”, jovenes ondeando una bandera rusa provocan a soldados ucranianos que esperan su barco para salir de Crimea.