Última hora

Última hora

Neil Harbisson o el arte de escuchar los colores

Leyendo ahora:

Neil Harbisson o el arte de escuchar los colores

Tamaño de texto Aa Aa

Neil Harbisson es un joven artista contemporáneo nacido en Londres en 1982. Cuando era pequeño le fue diagnósticada acromatopsia, es decir, incapacidad para percibir los colores.

Pero gracias a la antena que lleva implantada en el cráneo, Harbisson puede escuchar los colores de las obras que admira. Harbisson es hoy considerado como el primer cíborg, es decir, alguien que mejora sus capacidades orgánicas mediante el uso de la tecnología.

“Básicamente lo que hace esta antena es recoger la frecuencia de luz que se encuentra frente a mí y se la envía a un chip que transforma la frecuencia de luz en una frecuencia de sonido. Es así como puedo escuchar los colores, a través de los huesos, porque los huesos conducen los sonidos y al final mi oído interno escucha los colores”, explica el artista.

“Cuando veo un cuadro puedo escucharlo así que, para mí, los pintores se convierten en compositores. Puedo escuchar a Picasso, a Andy Warhol o este cuadro que tiene diferentes notas. En este cuadro existen muchas notas y también silencios, porque el negro es silencio. Este cuadro es muy musical”, asegura.

Pero Harbisson no solo es capaz de escuchar los colores. Uno de sus últimos desafíos ha sido transformar los sonidos de los cuadros en una composición para orquesta.

“Intentamos enseñar a un coro y a un cuarteto cómo interpretar los colores, así que en lugar de leer una partitura, lo que hicieron fue interpretar los colores que yo les iba mostrando. Aprendieron a hacerlo. Al final ofrecieron un concierto de colores que funcionó muy bien”, explica.

A principios de este año Harbisson ofreció un “concierto de colores” en el Palau de la Música de Barcelona.