Última hora

Última hora

Cafés insólitos de Londres y Berlín

Leyendo ahora:

Cafés insólitos de Londres y Berlín

Tamaño de texto Aa Aa

Tomarse un café rodeado de una docena de gatos es una experiencia relajante al alcance de todo el mundo en un nuevo establecimiento londinense, el Lady Dinah’s Cat Emporium.

Se trata de un concepto de origen asiático. Todos los gatos fueron rescatados por las propietarias del café ya que sus dueños no podían seguir cuidándolos.

“La idea es que vengas, comas tranquilo y te tomes un té rodeado de gatos. Si tienes suerte puedes acariciarlos y puede que hasta uno de ellos se quede dormido en tu regazo”, explica una de las propietarias.

Gracias a una campaña de financiación colectiva, este proyecto recibió algo más de 130.000 euros en menos de dos meses. En apenas unas horas tras su apertura, el pasado 1 de marzo, este café recibió más de tres mil reservas. Está completo hasta el mes de junio.

“Me encantan los gatos. Cuando vengo a Londres, porque yo soy de Chester, no puedo traerme el mío porque aquí vivo en un piso de alquiler. Lo hecho mucho de menos. Así que cuando me enteré de la apertura de este café reservé rápidamente, fue mi regalo de Navidad”, cuenta una chica.

La entrada de dos horas al establecimiento tiene un precio fijo de unos seis euros. El primer café de este tipo abrió sus puertas en 1998 en Taiwán. Hoy prácticamente todas las capitales europeas cuentan con uno de ellos.

Cuarenta años después de su apertura este café berlinés sigue teniendo un gran éxito. Se trata del “Das Klo”, “El baño”.

No es difícil advinarlo. Aquí el mobiliario de baño es el protagonista. Retretes para sentarse, papel de baño en lugar de servilletas y botellas de orina para beber cerveza.

Según sus propietarios, se trata del único café-restaurante de este tipo en Europa.

“Nunca había estado en un café como este, es mi primera vez. Me parece muy interesante. Todo el mundo come y bebe en objetos propios del baño. Todo el mundo se salpica y se hecha la cerveza encima. Es un sitio muy interesante”, asegura un joven que visita este café por primera vez.