Última hora

Última hora

Goodluck : Cinco años para reducir las disparidades económicas en Nigeria

Leyendo ahora:

Goodluck : Cinco años para reducir las disparidades económicas en Nigeria

Tamaño de texto Aa Aa

Nigeria es una clave para el futuro de África y tiene el potencial para convertirse en una potencia económica mundial. Entre tanto optimismo y mientras que el país se enriquece, los pobres, sin embargo son cada vez más pobres. Para hablar de lo bueno y malo en Nigeria, tenemos al presidente nigeriano, Good Luck Jonathan. Muchas gracias por estar con nosotros en el programa.

¿Un hombre predestinado a tener buena fortuna?

  • Goodluck Jonathan, el presidente de Nigeria de 56 años de edad, debe su ascenso al poder tanto a la buena suerte como a su propia habilidad política
  • Goodluck Jonathan se convirtió en presidente de Nigeria, primero como líder interino en 2010, y luego como jefe de Estado electo en 2011, tras la muerte del presidente Umaru Yar’Aduaand
  • Nacido en 1957 en la región del Delta del Níger, zona de nigeriana rica en petróleo, Jonathan es el hijo de un fabricante de canoas. Estudió zoología en la universidad y trabajó como inspector de educación y como oficial de protección del medio ambiente
  • Entró en la política en 1998 y fue elegido vicegobernador de su estado natal, Bayelsa, en 1999. Una función que desempeñó sin destacar de manera particular . Fue ascendido a gobernador después de que su jefe se viera envuelto en un caso de corrupción
  • Cuando el presidente de Nigeria, Umaru Yar’Aduaand cayó enfermo y, finalmente, murió en mayo de 2010, Goodluck Jonathan estaba en condiciones para dicho cargo
  • Su buena estrella también se refleja en sus ingresos, pues según la revista People With Money, el dirigente nigeriano sería el jefe de Estado mejor remunerado del mundo en 2014, con unos emolumentos de unos 82 millones de euros
  • Su gobierno no está exento de polémica. En febrero de este año se suspendió al jefe del Banco Central de Nigeria por haber revelado que la compañía estatal de petróleos de Nigeria no había pagado 20.000 millones de dólares que le debe al gobierno federal


Isabelle Kumar : ¿Me interesa saber cómo van a lograr el impulso necesario para que los beneficios económicos lleguen a los que más lo necesitan y para aliviar una pobreza casi endémica?

Goodluck Jonathan: Estoy de acuerdo con que el crecimiento económico en la mayoría de los países y en particular en los países africanos, no significa sistemáticamente una mejora en las condiciones de vida de la gente. Creemos que una de las cuestiones claves es el tema de la exclusión financiera. Por eso queremos hacer hincapié en el concepto de inclusión financiera. Esta es la única forma de crear un entorno económico en el que se redistribuyan las riquezas.

Una de las áreas más sólidas es la agricultura. Trabajamos mucho en la agricultura. Así que es cierto, que en este periodo una gran cantidad de personas con bajos ingresos empezará a ganar más, y si seguimos así, en los próximos cinco años, la situación va a cambiar radicalmente.

I. K.: Entonces, su programa se extiende a los próximos cinco años…

G. J.: Sí unos cinco años. Pero estoy diciendo que en los próximos cinco años alcancemos en Nigeria una mayoría de clase media, pero en cinco años serán mayoría quienes podrán beneficiarse de ingresos más elevados.

I.K.: La energía es un tema mayor en Nigeria, y en el que ustedes trabajan a fondo. Ahora le pediría que se ponga en el lugar del ministro de Economía. Respecto al tema de la energía, ¿cómo podriá predecir el crecimiento de Nigeria?

G.J.: Si nos centramos en el sector de la energía, pienso que el crecimiento puede incluso duplicarse, a sabiendas de que estamos proponiendo un…

I.K.:“¿Un 14% ?

G.J.: Sí. Vamos hacia una media del 7%, pero si organizamos el sector energético, incluso si ese porcentaje no se duplica… podríamos alcanzar un porcentaje de dos cifras, quizá un diez o un once por ciento. Así que la energía es clave.”

I.K.: ¿Cuál es su programa respecto al sector energético?

G.J.: Esto no nos llevará 18 meses más, no creo que nos lleve más de dos años. En cuanto se autoriza al sector privado a implicarse, se produce un gran desarrollo, pues existe un mercado. Y el sector privado siempre quiere maximizar sus excedentes y sacar más provecho. Así que cuanto más produce, más gana. Al mejorar su red de distribución, aumentan sus ingresos. Así que ya verá que en 18 meses, esa cifra empezará a duplicarse o a triplicarse. Pues algunos ya están doblando su capacidad de producción.

I.K.: Si observamos la situación de África en su conjunto, vemos que el desarrollo energético es lo que frena a muchos países del continente. Pero, la integración económica en África parece particularmente compleja. ¿Cualés son los principales factores que frenan la integración económica en Africa?

G.J.: ¡Gracias! La integración económica en África no es complicada. Símplemente estamos limitados en términos de infraestructuras, de circulación de personas y de mercancías en toda África. Si alguien de Nigeria quiere viajar a ciertos países africanos, por ejemplo a la parte sur, entonces tendrá que hacer escala en Dubai para acceder a esos países.

Y si por ejemplo quiere viajar al norte de África, entonces tendrá que ir a Londres, para ir al norte del continente. En África, desplazarse de un país a otro conlleva muchos obstáculos. Y a veces, resulta más caro transportar mercancías de un país africano a otro, que transportarlas hacia Europa, e incluso de Europa hacia un lugar tan lejano como China, donde sí existen las instalaciones necesarias.

La idea es crear infraestructuras, una verdadera red ferroviaria y de carreteras por toda África para poder transportar bienes y mercancías de un país africano a otro.

Entonces, quieres quisieran podrían proveer servicios de un país africano a otro, lo que resultaría más sencillo y económico. Si fuéramos capaces de atraer las inversiones de algunos de nuestros socios como la Unión Europea, u otros organismos que pudieran ayudarnos, entonces podríamos construir una sólida y moderna red ferroviaria en África.

I.K.: Otro problema que frena la economia en toda África es la corrupción. Usted ha declarado una tolerancia cero con la corrupción. ¿Cómo les va, están viendo resultados ?

G.J.: La corrupción esta ahí. Quiero decir, en Nigeria. No puedo decir que no haya corrupción en el país. Pero la corrupción pasiva es mas importante que la corrupción activa.

La corrupción no está ahí como un palo, esperando a que alguien robe para darle un golpe en la cabeza. Nuestra intención es reforzar las instituciones para asegurarnos de que uno ni siquiera tenga la ocasión de robar.

La gente tiene que ver ejemplos evidentes. Tenemos desempleo. No se han creado suficientes puestos de trabajo. Por eso, cuando no existen oportunidades para parte de la población y los jóvenes licenciados no encuentran trabajo en dos o tres años, eso desemboca en la frustración. Mucha gente está descontenta y se dice que la única forma de salir adelante es la corrupción y ese es el problema. Estamos luchando contra eso y vamos a ganar la batalla. No puedo prometerles nada. Ningún presidente puede prometer un nivel cero de corrupción. También los médicos dicen que es difícil encontrar una persona con una salud perfecta, lo que implica aceptar un cierto nivel de morbilidad. Pero nadie quiere aceptarlo, todo el mundo quiere estar completamente sano.

I.K.: Su reputación internacional sufrió un bache recientemente cuando decidió hace poco suspender al gobernador del Banco Central, Sanusi Lamido, cuando éste dijo que miles de millones de ingresos petroleros habían desaparecido. ¿Lamenta esa decisión?

G.J.: No, no, no, todo el mundo se dará cuenta de que el gobierno tomó la decisión acertada. Le suspendí de sus funciones por los motivos que evocó el Consejo del Estado Financiero sobre el Informe de verificación de 2012.

Imagínese que usted es la presidenta del país y que una mañana el Jefe de la reserva federal de Nigeria, a quien llamamos el gobernador del Banco Central se despierta y le dice a usted y a toda la población que cerca de 50.000 millones de dólares han desaparecido. Y después se vuelve a acostar.

Unos días después, se volvió a despertar y dijo que no eran 50.000 sino 12.000 millones de dólares.

Después, otra vez volvió a decir que no eran 12.000 millones sino 20.000 millones de doláres los que habían desaparecido. ¿Que haría usted ? Al anunciar tres cifras contradictorias, ¿En cual creería? ¿Y comó le describiría ? ¿Le vería usted capaz de hacer ese trabajo?

I.K.: Pero tenía prestigio a nivel internacional…

G.J.: No le estoy diciendo si él… Olvídese. No lo creo. La gente siempre paga a cambio de todo tipo de recompensas..

I.K.: Entonces, porqué le suspendió argumentando diferentes razones si la cuestión fundamental era …

G.J.: No, ¿sabe por qué ni siquiera plantée ese tema? Pues porque ya se encargará usted de evocar su notoriedad internacional. Pero yo le pregunto otra vez, si esa persona es capaz de hacer ese trabajo. Yo ni siquiera lo mencioné al suspenderle de sus funciones, pues no quería que pensaran que como era un delator que avisó de que el dinero había desaparecido, por eso que fue suspendido, ¡no!.

I.K.: ¿Podría jurar que aquellos que denuncian tienen protección en su país?

G.J.: ¿Cuántas personas que han denunciado cosas así han sido acusadas formalmente ? En Nigeria, la gente puede decir todo tipo de cosas. Nigeria es la sociedad más libre del mundo. La prensa es libre. Engañan todos los días, y yo sonrío. Vemos esas falacias y no nos queda más remedio que sonreir. No, ningún denunciante ha sido arrestado.

I.K: Pasemos a otro tema, señor presidente. En Nigeria están conmemorando el centenario de su pais, la unificacion de Nigeria, pero justo coincide con la insurrección en el norte del país de la secta islámica Boko Haram, que es una insurreccion separatista particularmente sangrienta. ¿Pueden ustedes mantener la unidad nacional en Nigeria?

G.J.: Sí, en la mayoría de los países, no solo en los países africanos, muchos países tienen una diversidad étnica. Nigeria es un país que tiene tantos grupos étnicos. Tenemos muchos reinos tradicionales, en el norte no les llamamos reinos, sino emiratos. Son instituciones que existían mucho antes de que fuéramos colonizados por los británicos.

Esta celebración nacional trata de recordar de dónde venimos y a dónde vamos.

He organizado una conferencia nacional que está teniendo lugar ahora y que tiene por objetivo examinar ciertas zonas oscuras.

Algunas de estas zonas, en lugar de ayudar a consolidar nuestra solidaridad, no hacen sino abrir aún mas las divisiones.

De este modo, en la conferencia nacional se plantearán diferentes cuestiones: el tema del terror no es … la gente malinterpreta. El tema del terror y la cuestión de la unidad de Nigeria no están realmente… enfin, son cosas diferentes. El terrorismo no se daba en África, y sin embargo a partir de un periodo empezó a manifestarse gradualmente. Osama bin Laden lo celebró.Y en el conjunto de la región árabe y panafricanafrica un terrorista podía hacer explotar cualquier cosa.

Aunque a veces declaran que quieren islamizar Nigeria. Ni siquiera dicen que se quieran separar de Nigeria. Lo que todos quieren es el Islam en Nigeria. El número de muertes es alto, no he hablado de ello … porque los terroristas de todo el mundo, todos quieren intimidar a la gente. Pero lo que puedo prometer , en este caso , es que estamos trabajando duramente. No hace mucho tiempo, hubo casos de estudiantes que fueron asesinados en sus albergues mientras estaban durmiendo. Estamos trabajando en ello y prometemos que haremos desaparecer el terror … “

I.K.: ¿Qué le diría a Amnistía Internacional cuando dice que las fuerzas de seguridad nigerianas reaccionan de manera brutal? ¿Tienen una respuesta contundente ante Boko Haram?

G.J.: Me parece que tienen una percepción diferente y es el problema que tenemos en todas partes del mundo para afrontar el terrorismo. No están aquí para mejorar la sociedad humana, son gente demoníaca. Lo que quieren es desestabilizar a las sociedades.

En cuanto a las operaciones de seguridad, espero estar respetando las reglas y compromisos internacionales. Es como un partido de fútbol. En el terreno, el otro equipo juega como le gusta jugar. Pero, nosotros hemos de respetar las reglas del juego. Cada cual tiene sus objetivos. Y ese es el verdadero desafio; lograr un equilibrio sin comprometer las normas internacionales.

I.K.: Pero, ¿la fuerza militar es la única manera de combatirles ? ¿No hay otros medios?

G.J.: No, no, la confrontación militar… Hay otros medios… Estaba esperando que me hiciera esta pregunta.

Como gobierno, estamos programados para enfrentarnos al terrorismo. Existen diferentes fases. La confrontación militar es la primera línea para reducir los daños colaterales sobre la población civil, ya que sin intervención militar, el terrorismo puede acabar con mercados, escuelas y con toda una comunidad, sin que se les pueda impedir hacerlo. Eso, sin embargo, no acaba con el terrorismo, símplemente lo reduce, lo debilita.

Pero, la clave de nuestra intervención militar está en reducir los daños colaterales sobre la población. La siguiente etapa consiste en impulsar las actividades económicas en la región.

Desgraciadamente, antes incluso de mejorar las actividades económicas en esas regiones, tiene que haber paz, una paz relativa. Nadie va a tratar de hacer negocios en una región que no es segura. Entonces, hay un problema, y el ejército ha de construir una calma relativa, porque la inseguridad… Hay muchas razones para mejorar sus economías.

I.K.: Resolver este problema, obviamente es esencial pues el año que viene habrá elecciones. ¿Se va usted a presentar ?

G.J.: Tenemos leyes y reglamentos en este país. Aún no es el momento de decir si voy a presentarme. Y si uno lo dice, no está siendo justo con el país.

I.K.: El ex-presidente dijo que usted había prometido que no se volvería a presentar.

G.J.: Bueno, no voy a interferir con las declaraciones de mi mentor. Él tiene sus propias opiniones. Pero, respecto a las elecciones, los nigerianos votarán por el presidente que ellos prefieran. Ya sea yo mismo u otro cualquiera. Ni yo, ni nadie, puede impedir la candidatura de quien quiera ser presidente.

I.K.: Una última pregunta: ¿cómo valora usted su primer mandato en materia de negocios?

G.J.: No quiero evaluarme yo mismo, me parece una mala costumbre, pues uno tiene tendencia a felicitarse a sí mismo.Pero hay parámetros que podríamos considerar.

La economía del país se ha mantenido estable desde 2007. Creció alrededor de siete por ciento. Si hubiera habido mala gestión, la economía se habría derrumbado. Y le prometo a usted, a mi país y a todo el mundo que vamos a ir donde queremos ir. Tenemos la voluntad política para hacer lo correcto.

¿Un hombre predestinado a tener buena fortuna?

Goodluck Jonathan, presidente de Nigeria de 56 años de edad, debe su ascenso al poder tanto a la buena suerte como a su propia habilidad política.

Goodluck Jonathan se convirtió en presidente de Nigeria, primero como líder interino en 2010, y luego como jefe de Estado electo en 2011, tras la muerte del presidente Umaru Yar’Aduaand.

Nacido en 1957 en la región del Delta del Níger, zona de nigeriana rica en petróleo, Jonathan es el hijo de un fabricante de canoas. Estudió zoología en la universidad y trabajó como inspector de educación y como oficial de protección del medio ambiente .

Entró en la política en 1998 y fue elegido vicegobernador de su estado natal, Bayelsa, en 1999. Una función que desempeñó sin destacar de manera particular . Fue ascendido a gobernador después de que su jefe se viera envuelto en un caso de corrupción .

Cuando el presidente de Nigeria, Umaru Yar’Aduaand cayó enfermo y, finalmente, murió en mayo de 2010, Goodluck Jonathan estaba en condiciones para dicho cargo.

Su buena estrella también se refleja en sus ingresos, pues según la revista People With Money, el dirigente nigeriano sería el jefe de Estado mejor remunerado del mundo en 2014, con unos emolumentos de unos 82 millones de euros.

Su gobierno no está exento de polémica. En febrero de este año se suspendió al jefe del Banco Central de Nigeria por haber revelado que la compañía estatal de petróleos de Nigeria no había pagado 20.000 millones de dólares que le debe al gobierno federal.