Última hora

Última hora

Diseñando los vehículos del futuro

Leyendo ahora:

Diseñando los vehículos del futuro

Tamaño de texto Aa Aa

El Profesor Jean-Philippe Thiran no se ha vuelto loco. Está probando su detector de emociones. Un aparato que él mismo ha diseñado y que podría ser de gran ayuda para aquellos conductores que corren el riesgo de quedarse dormidos, por ejemplo.

“Básicamente tenemos una cámara y una serie de luces. Después el ordenador analizará las imágenes en tiempo real. La primera dificultad con la que podemos encontrarnos es la luz, por ello hemos incluído una cámara de infrarrojos. Gracias a ella hemos eliminado este problema. Nuestro sistema funciona ahora tanto de noche como de día”, explica.

El detector se instala en el panel de instrumentos detrás del volante. Para su funcionamiento, sus creadores han desarrollado un algoritmo que le permite identificar todo tipo de emociones gracias a las imágenes que capta y a varios puntos clave situados en el rostro del conductor.

Para detectar la somnolencia del conductor, este sistema también analiza los movimientos de los párpados.

Pero los creadores del detector trabajan ahora en un sistema de alerta que algunos fabricantes de coches podrían incluir en sus futuros modelos.

“Si el coche detecta que el conductor está cansado, que se está quedando dormido, el vehículo puede hacer sonar una música energética o cambiar el color de las luces del panel de instrumentos para que éstas sean más agresivas. Sin embargo, si el conductor se siente irritado o estresado, el vehículo hará sonar una música más relajante”, explica el Profesor Thiran.

Olivier Pajot, uno de los responsables del proyecto, asegura que el detector de emociones podría ser el puente entre un coche normal y un coche totalmente autónomo.

“Uno de los pasos intermedios sería el diseño de un vehículo parcialmente autónomo, es decir, un vehículo capaz de conducir solo pero que necesitaría todavía la supervisión del conductor”, asegura Pajot.

Pero para diseñar ese tipo de coches parcialmente autónomos, los investigadores necesitan saber antes de nada cómo vigilar al conductor. Y esta es, según Olivier Pajot, la principal razón del desarrollo del dectector de emociones.

Airbus probó recientemente en la ciudad francesa de Burdeos, su primer avión totalmente eléctrico. Se llama E-Fan y mide menos de seis metros de largo. Según Airbus este avión podría ser un paso muy importante hacia la fabricación de aviones más respetuosos con el medio ambiente.

“En la batería podemos encontrar hasta 120 elementos, 60 a cada lado. Cada motor se alimenta de esos 60 elementos de la batería que se encuentran escondidos en las alas”, explica Didier Esteyne, piloto.

El primer vuelo oficial de E-Fan duró apenas 10 minutos a pesar de que su autonomía es de casi una hora. Con una velocidad máxima de 220 km/h y espacio únicamente para el piloto y un pasajero, el E-Fan no podría remplazar por el momento a los aviones tradicionales. Pero los científicos esperan poder seguir trabajando para que en un futuro no muy lejano los aviones eléctricos o con un sistema híbrido sí lo hagan.

“Para los aviones regionales de 80 o 90 plazas, los nuevos aviones necesitarían unas dos o tres horas de autonomía por ello creo que un avión híbrido podría hacerlo”, asegura Jean Botti, de Airbus.

Los futuros aviones eléctricos podrían ser más baratos además de mucho más respetuosos con el medio ambiente.