Última hora

Última hora

Los principales retos de las elecciones legislativas en Irak

Leyendo ahora:

Los principales retos de las elecciones legislativas en Irak

Tamaño de texto Aa Aa

Las elecciones parlamentarias de este miércoles en Irak entrañan desafíos fundamentales para el futuro del país. Los terceros comicios desde la caída de Sadam Husein en 2003 se celebran entre la amenaza terrorista y una fuerte división política.
euronews analiza las claves de la cita electoral sobre el terreno con Wathiq Al-Hashimi, director del Centro Iraquí de Estudios Estratégicos.

Mohammed Shaikhibrahim, euronews:
¿Cuáles son los principales desafíos de las elecciones iraquíes?

Wathiq Al-Hashimi, analista político:
Estos comicios de 2014 se enfrentan a desafíos muy importantes y difíciles. Suponen un paso significativo, en comparación con los de 2005 y 2010.
El primer desafío es la seguridad. El terrorismo ha intentado golpear el proceso democrático en Irak. Un terrorismo que no es solo local, sino global, representado por diferentes grupos de Oriente Medio. Existen, por tanto, muchas amenazas contra los centros electorales y las concentraciones humanas. Esto es un gran problema al que se enfrentan el Gobierno y el pueblo de Irak.
Por otro lado, existe un conflicto político que no se había dado nunca antes en el país. La división entre los tres grupos políticos de suníes, chiíes y kurdos.
A estos dos se suma otro reto: la posibilidad de una alta abstención. Los ciudadanos han participado en comicios anteriores estableciendo los cimientos de la democracia. Hicieron muchos sacrificios frente al terrorismo, y los resultados no han sido los que esperaban.

euronews:
¿Cómo cree que será la situación tras el anuncio de los resultados?

Wathiq Al-Hashimi:
Creo que los resultados no van a beneficiar a ningún partido. Espero que sean muy reñidos, no creo que ningún grupo político obtenga la mayoría. La fase de formación de Gobierno será difícil y podría durar más de un año. No tenemos presidente de la República, Talabani lleva más de dos años ausente y el vicepresidente no puede convocar al Parlamento, sería una violación de la Constitución. También veremos una vez más presión externa de Irán, Arabia Saudí, Catar, Turquía y Estados Unidos sobre los tres grupos, suníes, chiíes y kurdos para que vuelvan a unirse. Así que la situación va a ser muy difícil en el futuro.