Última hora

Última hora

Vuelta a los ochenta

Leyendo ahora:

Vuelta a los ochenta

Tamaño de texto Aa Aa

Teléfono de dial, un radiocassette y sus correspondientes cintas, una vieja televisión de madera, y las greñas y estilo típicamente ochentero.

Para Morgan Patey y Blair McMillan, una pareja de 26 y 27 años de Canadá, vivir como en 1986 no es una moda, sino un estilo de vida.

El objetivo: vivir durante un año en un simulacro de cómo era el mundo cuando la tecnología no lo inundaba todo.

Los jóvenes padres decidido dejar de lado móviles, ordenadores, equipos de sonido y por supuesto, internet. Cualquier pantalla con las que antes competían por la atención de sus hijos.

“Diría que nuestras relaciones han cambiado. Simplemente cenando con los niños y haciéndolos hablar”, reflexionan.

Su experimento también sirve para reflexionar sobre la dependencia de la tecnología de la sociedad actual.

Ellos aseguran que al final no la echaban de menos.

“Es casi como si estuvieras a dieta y dejases de lado las hamburguesas. El último día no querrías ir a comerte una, con todo lo que has logrado hasta el momento”, asegura Morgan Patey.

La idea, puesta en práctica para inspirar a sus hijos también les ha cambiado como padres.