Última hora

Última hora

Ehud Olmert: una carrera marcada por los escándalos

Leyendo ahora:

Ehud Olmert: una carrera marcada por los escándalos

Tamaño de texto Aa Aa

El nombre de Ehud Olmert se suma al de la larga lista de altos funcionarios israelíes condenados por corrupción en los últimos años.

La justicia considera probado que aceptó sobornos cuando era alcalde de Jerusalén a cambio de facilitar un controvertido proyecto urbanístico conocido como Holyland, una serie de bloques residenciales y una torre que rematan una de las colinas de Jerusalén.

Además han sido condenados a penas de cárcel otros seis implicados en la trama, dos de ellos cargos públicos.

Pero el caso Holyland, que costó a Olmert la jefatura del Gobierno en 2008, no ha sido su único tropiezo con la justicia.

El exprimer ministro ya había pasado por el banquillo de los acusados. En el 98 fue absuelto
en un caso de financiación ilegal de su partido de entonces, el derechista Likud. Hace dos años, fue condenado a un año de libertad condicional y a una multa por abuso de confianza al favorecer a uno de sus exsocios en varios negocios cuando ocupaba el cargo de ministro de Comercio e Industria

Ese mismo año, fue absuelto en otra causa pendiente por presunta corrupción.
La clemencia de la justicia había desatado las especulaciones sobre una posible vuelta de Olmert a la arena política, una posibilidad que se aleja ahora según los analistas, que hablan más bien del final de su vida pública.

Olmert se convirtió en primer ministro en 2006, cuando sustituyó a Ariel Sharon, víctima de un ataque cerebral. Antes había pasado diez años al frente de la alcaldía de Jerusalén.
En julio del 2008, debilitado por las acusaciones de corrupción, renunció a presentarse a las elecciones primarias de Kadima, el partido centrista que había fundado con Sharon.

Ahora sus abogados concentran sus esfuerzos en conseguir que el acusado sea puesto en libertad bajo fianza hasta que la justicia estudie el recurso presentado.

Si se confirma el veredicto de culpabilidad, Olmert seguirá los pasos del expresidente Moshe Katsav, que cumple una pena de cárcel de siete años por violación.