Última hora

Última hora

Vladimir Putin visita a su homólogo Xi Jinping en Shanghai, en un viaje que escenifica el acercamiento estratégico entre Rusia y China.

Leyendo ahora:

Vladimir Putin visita a su homólogo Xi Jinping en Shanghai, en un viaje que escenifica el acercamiento estratégico entre Rusia y China.

Tamaño de texto Aa Aa

En un momento en que las relaciones entre Moscú y Occidente viven sus horas más bajas con la crisis de Ucrania como colofón final, el presidente ruso busca en Asia nuevos socios que le permitan diversificar sus intercambios comerciales.

Se espera que este viaje se salde con acuerdos comerciales por valor de 300.000 millones de dólares, entre ellos un histórico contrato de suminitro de gas.

Las divergencias de Rusia con Europa y Estados Unidos contrastan con la sintonía entre Pekin y Moscú, que viven en palabras del presidente chino, “el mejor periodo de su historia”.

Andrey Belkevich. euronews:
La actual visita de Vladimir Putin a China es la primera de las dos previstas este año. Las relaciones de Rusia con Europa y Estados Unidos pasan por su peor momento en 25 años, y Moscú ha dejado claro que tratará de crear con Pekín una especie de “alianza antioccidental”. ¿Tendrá éxito el proyecto del Kremlin? Hablamos de ello con Fiodor Loukianov, analista político y redactor jefe de la revista Rusia en Asuntos Globales.

Fiodor Loukianov. Redactor jefe de la revista “Rusia en Asuntos Globales”:
Bueno, para empezar, nadie habla oficialmente de “alianza antioccidental”. Es un término que no se usa ni en Moscú ni en Pekín. Al contrario, destacan todo el tiempo que esta nueva etapa de estrechamiento de sus relaciones no es contra Occidente ni tiene nada que ver con Occidente. Se trata solo de dos países, dos actores importantes en la región Asia Pacífico, uniendo sus fuerzas.

Yo creo que realmente el componente “antioccidental” aquí no es fundamental. Especialmente para China que está intentando mantenerse al margen en todas estas disputas entre Rusia y Estados Unidos, o al menos, no interviene en un plano oficial. En Rusia se habla desde hace años de este acercamiento a China, pero no han dado el paso hasta ahora, sin duda, bajo la influencia de las condiciones cambiantes. Y el hecho de que Moscú se acerque por fin a Asia no es que sea bueno o no, es simplemente la única alternativa.

euronews:
¿De verdad cree que Moscú no oculta razones “antioccidentales” en este acercamiento a China?

Fiodor Loukianov:
Creo que no hay motivos antioccidentales, pero sí hay causas antioccidentales. En estos momentos estamos volviendo a pasar por una situación entre Rusia y Estados Unidos, que algunos comentaristas tildan de “segunda guerra fría. Estados Unidos ha demostrado claramente que tiene las herramientas necesarias para castigar a Rusia, principalmente en el plano económico, para dejar a Rusia fuera de los mercados económicos y financieros globales. Dada la situación, Rusia tiene que buscar alternativas.

euronews:
¿No cree que esta alianza proyectada por el Kremlin se podría convertir en una mala boda?, ¿no se convertirá Rusia en el socio más inexperimentado y débil en esta unión?

Fiodor Loukianov:
China, siente la creciente presión de Estados Unidos en el Pacífico. Y, por supuesto, busca reforzar su posición mediante alianzas con un país tan grande como Rusia. En cuanto a lo de “mala boda”, en términos económicos Rusia es varias veces menor que China, y en este punto tenemos que ser cuidadosos y prudentes para no llegar a ser completamente dependientes. Creo que Rusia, como hace a menudo ahora, incluso en sus relaciones con occidente, trata de compensar su debilidad económica por su actividad y estátus políticos, porque en ese sentido, China todavía no está al nivel de Rusia. Además, no tengo ninguna duda de que Rusia tendrá que luchar para diversificar sus contactos en Asia.

euronews:
¿Cree que la UE y EE.UU. tienen la posibilidad de torpedear el acercamiento entre Moscú y Pekín?

Fiodor Loukianov:
No, no lo creo. Por otro lado, ¿por qué iban a interferir en esto? ¿Qué razones tendrían para interferir en la convergencia de dos grandes países vecinos con una larga historia común? Otra cosa es que EE.UU. y Europa no fomenten esta alianza. Son capaces de interrumpir las políticas que impulsan específicamente Rusia hacia el Este.

Fiodor Loukianov, redactor jefe de la revista “Rusia en Asuntos Globales”, gracias por sus aclaraciones.