Última hora

Última hora

Stephen Hawking desbanca al pulpo Paul

Leyendo ahora:

Stephen Hawking desbanca al pulpo Paul

Tamaño de texto Aa Aa

Llevar su uniforme rojo, jugar con un 4-3-3 y que el árbitro sea europeo son tres de las claves para que Inglaterra logre la victoria en el Mundial según el científico británico Stephen Hawking.

Para llegar a estas conclusiones, el reconocido físico, de 72 años de edad, estudió las variables medioambientales, psicológicas, políticas y tácticas que influirán en el conjunto de Roy Hodgson en Brasil.

Hawking parte de la base de que como todos los animales, el equipo de Inglaterra es una criatura de hábitos. De ahí la importancia de que la selección vista la camiseta roja porque es con la que ha ganado en más ocasiones y porque ese color “hace sentir a los equipos más seguros y hace que sean percibidos como más agresivos y dominantes”.

Además, el combinado inglés tiene estadísticamente más éxito cuando juega con una formación 4-3-3 que cuando lo hace con 4-4-2. En cuanto al árbitro, el físico considera que los colegiados europeos son más empáticos con el fútbol inglés. Inglaterra ha ganado el 63 por ciento de los partidos con árbitros europeos, mientras que con jueces de otros continentes sólo se ha impuesto en el 38 por ciento de los encuentros.

Por el contrario, vaticinó que la temperatura, la altitud sobre el nivel del mar y la distancia que los separará de casa perjudicarán a su selección: estar cerca reduce el impacto negativo. Un aumento de cinco grados Celsius en la temperatura reduce la oportunidad de ganar para Inglaterra en un 59 por ciento, mientras que los ingleses tendrían el doble de probabilidades de una victoria jugando a eventuales 500 metros bajo el nivel del mar, según Hawking, que ha analizado los datos de todos los torneos desde 1966, cuando Inglaterra ganó el único título en un Mundial.

Hasta hace poco titular de la cátedra Lucasiana de Matemáticas en Cambridge, la misma que ocupó Isaac Newton, Hawkings sufre la enfermedad Lou Gehrig, conocida como esclerosis lateral amiotrófica.

En sus propias palabras está “más cualificado para hacer pronósticos que el pulpo Paul”, el octópodo que se hizo famoso por sus predicciones en el Mundial de Sudáfrica.