Última hora

Última hora

Al Asad busca legitimidad en unos comicios denunciados por la oposición y la comunidad internacional

Leyendo ahora:

Al Asad busca legitimidad en unos comicios denunciados por la oposición y la comunidad internacional

Tamaño de texto Aa Aa

Relajado y sonriente, Bachar al Asad deposita su voto en la urna. Presidente de un país en guerra desde hace tres años, con más de 160 mil muertos y dos millones y medio de refugiados, el jefe del Estado sirio ha organizado estas “primeras elecciones libres” para asentar su legitimidad.

Aunque son las primeras elecciones con más de un candidato en medio siglo, los dos únicos rivales de al Asad, el exministro Hasan Abdalá al Nuri y Maher Hafez Hayar, diputado, representan más una coartada que una amenaza para el presidente saliente.

En las calles de Damasco, entre cánticos y ecos de los bombardeos, la foto del favorito es omnipresente.
La oposición ha boicoteado los comicios y asegura que la cita electoral es una farsa, una denuncia a la que se suma la comunidad internacional. A pocos kilómetros de allí la guerra está en pleno apogeo. El contraste es brutal. En Alepo, la ciudad dividida, una parte de la población, los pro Asad, han votado. Los demás prosiguen los combates. El país está en ruinas.

Aunque casi 16 millones de electores han sido llamados a las urnas, solo los censados en zonas controladas por el Gobierno han podido depositar sus papeletas bajo la supervisión de observadores iraníes, rusos o norcoreanos.
Según diversas fuentes, el régimen controla solo el 40% del territorio, pero frente a los rebeldes aislados, mal alimentados y con pocas armas, hay un Ejército que hace piña en torno a al Asad y que puede contrar entre otras con la valiosa ayuda del Hizbulá libanés.

En 2012, Asad aprobó una reforma constitucional para abrir las elecciones a otros candidatos. Un pluralismo muy limitado, puesto que sus rivales tienen que obtener el apoyo de 35 de los 250 diputados que hay en el Parlamento, de los que 161 pertenecen al partido del presidente.

Hasta entonces, solo se presentaba a un candidato y se pedía a la población que lo avalase en referéndum.
Una maniobra que desde 1970 mantiene en el poder al clan Asad.

En cuanto al voto de los refugiados sirios, de los cerca de tres millones registrados, solo 200 mil han sido autorizados a votar, los que no han salido clandestinamente del país.

Y si los refugiados pro Asad se han precipitado a los colegios electorales atravesando incluso la fontera aun a riesgo de perder su estatuto de refugiados, otros, en cambio, se han negado a votar en estas elecciones pese a las amenazas que aseguran haber sufrido y denuncian ante quienes les quieran oir al “hombre que ha asesinado a 200 mil sirios”.

Belaïd Mekious. euronews:
Para hablar de las elecciones en Siria tenemos con nosotros desde Estambúl a Burhan Ghalioun, expresidente del Consejo Nacional sirio y actualmente, miembro de la Coalición Nacional Siria.
Siria celebra hoy las primeras elecciones pluralistas de su historia, pero son unos comicios cuyos resultados parecen decididos de antemano y en un contexto de guerra. ¿Cómo ve la oposición siria esta consulta?

Burhan Ghalioun:
No se puede llamar elecciones a lo que han organizado, que es más bien un espectáculo de teatro cómico en el sentido literal del término. Todo el mundo sabe que Teherán está detrás de estas elecciones. El régimen de los guardianes de la revolución islámica quiere que la prolongación del mandato de al Asad les sirva de as en la manga en sus próximas negociaciones con occidente después de las negociaciones sobre la crisis nuclear.

euronews:
Pese a la llamada de la oposición en Siria y en el extranjero al boicot de los comicios, se ha registrado una importante participación de los sirios en el extranjero. ¿Cómo interpreta ese dato, especialmente en Beirút?

Burhan Ghalioun:
Hay que recordar lo sucedido en Hama, cuando Hafez al Asad arrasó la mitad de la ciudad y acabó con la vida de cerca de 40 mil personas en un conflicto que ningún otro pueblo ha vivido a lo largo de su historia.

Actualmente, esos acontecimientos se han generalizado en todo el país. Tras la matanza de Hama perpetrada por Assad padre, la gente se echó a las calles para mostrarle públicamente su apoyo, salieron incluso aquellos que habían perdido a sus hijos, a sus padres….y lo hicieron bajo amenaza.

Lo que ven ahora es una auténtica comedia, todos los regímenes totalitarios son capaces de hacer lo mismo, por eso no me sorprende que la gente salga a su pesar. Están acostumbrados a hacerlo desde hace cincuenta años. Y hoy no se puede hablar en ningún caso de libertad de elección por parte de los sirios. Y en estas circunstancias, estas elecciones carecen por competo de trascendencia.

euronews:
El grupo de los Amigos de Siria confirma por una parte que el régimen de Bachar al Asad ha perdido toda legitimidad y que la Coalición Nacional Siria es el representante legítimo del pueblo sirio. Pero por otra parte, algunos países han autorizado el voto en su territorio. ¿Cómo explicar esa paradoja?

Burhan Ghalioun:
Yo creo que esta actitud un poco dimisionaria por parte de occidente y de algunos países árabes es una opción de neutralidad. Algunos han optado por no posicionarse ni contra ni a favor de al Asad frente al chantaje, las amenazas de violencia y los asesinatos del régimen desde hace 50 años.

euronews:
El presidente Obama, en su discurso de la semana pasada hizo nuevas promesas de apoyo a la oposición siria, y subrayó que la solución en el país tenía que ser una solución política. ¿Está de acuerdo con él?

Burhan Ghalioun:
Nosotoros decimos desde el principio que solo hay una solución y que esa solución es política. Y el movimiento de la revolución siria siempre ha insistido en su carácter pacífico, favorable a la apertura del diálogo durante un periodo de transición aceptado por las dos partes para preservar las instituciones estatales y garantizar un Estado activo.

euronews:
Burhan Ghalioun, muchas gracias.