Última hora

Última hora

Los retos económicos y políticos de al Sisi

Leyendo ahora:

Los retos económicos y políticos de al Sisi

Tamaño de texto Aa Aa

Miles de personas volvieron a tomar este martes la plaza Tahrir, centro neurálgico de la revolución egipcia, pero en esta ocasión vinieron a celebrar la aplastante victoria de Abdel Fatah al Sisi.

La semana pasada el exjefe del ejército se hizo con casi el 97% de los apoyos en las presidenciales. Los comicios estuvieron marcados por la baja participación, un reflejo evidente de la profunda división que sigue reinando en el país.

Con 82 millones de habitantes y un PIB de 192 mil millones de euros, Egipto es la tercera economía del mundo árabe. Aún así la tasa de desempleo ronda el 13,4 por ciento y una cuarta parte de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, con menos de 2 dólares al día.

Pese a los fondos procedentes del Golfo y de Estados Unidos, la economía egipcia está aletargada.
El turismo, que representa más del 11% del PIB, no consigue levantar cabeza.
Además, el país sufre apagones regulares debido al aumento del consumo de electricidad (un 8% anual), al crecimiento de la población y a la escasez de combustible. La penuria de gas y petróleo se ha visto agravada por el estancamiento de la producción nacional y la falta de inversión y de mantenimiento derivados a su vez de la inestabilidad política.

Al-Sisi, que se presentó como el garante del orden y al paz social, sabe que su tarea no será fácil, porque además de los retos económicos, están los políticos: casi la mitad del país apoya a Mohamed Mursi, el primer presidente elegido democráticamente depuesto el pasado julio por el ejército.

Pero no todo son dificultades: el nuevo presidente puede contar con la enorme sed de estabilidad de muchos egipcios, después de tres años de disturbios