Última hora

Última hora

Día D: el estratégico puente Pegasus

Leyendo ahora:

Día D: el estratégico puente Pegasus

Tamaño de texto Aa Aa

Puente Pegasus, un lugar emblemático del desembarco aliado en Normandía. Situado sobre el Canal de Caen, fue un objetivo estratégico para impedir que los blindados alemanes llegaran a las playas normandas durante el desembarco masivo previsto el 6 de junio del 44. Pocas horas antes del día D, la sexta división aerotransportada británica organizó el aterrizaje de tres planeadores HORSA con 30 soldados cada uno a pocos metros del puente y gracias al efecto sorpresa, lograron arrebatar a los alemanes este objetivo estratégico.

Cerca, a una veintena de metros, la cafetería Gondrée, regentada por Therese y George Grondrée, se convirtió en la primera casa liberada de la Francia continental.
Arlette, una de las hijas de la pareja, explica por qué:

Arlette Gondrée. Propietaria de la cafetería Gondrée:

“Fue la primera casa liberada porque el ejército británico era consciente de que mis padres dominaban dos idiomas muy importantes para sus servicios de inteligencia: mi madre hablaba alsaciano, lo había aprendido en la escuela. Era enfermera de formación y se casó con mi padre que hablaba bien inglés. Por suerte, los alemanes no llegaron a enterarse de que mis padres dominaban esos dos idiomas tan importantes para la inteligencia británica. Escuchamos un estrépito tremendo, pero eran ruidos diferentes, no eran voces de militares jaleándose, ni ruido de botas. Al cabo de un rato, las contraventanas de nuestro comedor se rompieron y oímos pasos por encima de nuestras cabezas. Así que pensamos que los alemanes venían a buscarnos. Pero cuando papá los trajo al sótano, vimos que eran soldados británicos”.

Arlette y Georgette Gondrée recordarán siempre la madrugada del 5 de junio del 44:

Arlette Gondrée:
“Habíamos sufrido, soñábamos con la liberación, y de pronto ese sueño se transformó en realidad. Ellos eran jóvenes, algunos murieron, a otros los hirieron, se recuperaron y continuaron la campaña. Yo viví todo eso en primera persona, igual que Georgette, y eso no se olvida nunca. Nos convertimos en una familia unida por unos vínculos muy sólidos, tanto en las pequeñas cosas como en lo más importante. Ellos formaban parte de nuestros libertadores. Eran nuestra familia y lo siguen siendo desde entonces”.