Última hora

Última hora

Lilian Thuram : "No es normal que el fútbol no haya encontrado todavía una solución para el racismo"

Leyendo ahora:

Lilian Thuram : "No es normal que el fútbol no haya encontrado todavía una solución para el racismo"

Tamaño de texto Aa Aa

Es uno de los mejores futbolistas de su generación. Tocó el cielo en 1998, cuando conquistó el mundial con una de las mejores selecciones francesas que se han visto hasta la fecha. Dos años más tarde, levantaría también la Eurocopa con el mismo equipo. Hoy, ya retirado de los terrenos de juego, dedica su tiempo a luchar contra el racismo. Lilian Thuram es nuestro invitado esta semana en Global Conversation. Esto es lo que nos ha contado.

Breve biografía de Lilian Thuram

  • Nacido en Pointe-à-Pitre, Guadalupe, Lilian Thuram es un antiguo futbolista francés. Jugó como central y lateral derecho y tiene el record de partidos defendiendo la elástica nacional francesa. Fue una pieza clave en el Mundial que Francia ganó en 1998, anotando dos goles contra Croacia. Dos añós más tarde, con él en el centro de la defensa, la selección francesa conquistó también la Eurocopa
  • Debutó como profesional en el Mónaco y más tarde pondría rumbo a Italia. Al otro lado de los Alpes jugó en el Parma y en la Juventus de Turín. Y terminó su carrera en Barcelona. Una malformación cardiáca hereditaria le obligó a colgar las botas en 2008. Poco después creó la Fundación Lilian Thuram, Educación contra el Racismo, de la que se ocupa en la actualidad. Es autor de los libros “Mis estrellas negras -de Lucy a Barack Obama” y “Nuestra Historia”, un cómic que firma junto a Jean-Christophe Camus y Sam Garcia


Sobre la Copa del Mundo de 1998:
“La victoria del 98 fue muy importante para la cohesión francesa y para recordar algunos aspectos cruciales de nuestra sociedad que quizá estaban un poco descuidados. Me refiero al hecho de vivir juntos, de que Francia es una nación multicultural y multirracial. Fue también el momento de reflexionar sobre la colonización y la esclavitud. De hecho, en 1998 se celebraban los 150 años de la abolición de la esclavitud en Francia. Y todo ello nos permitió plantearnos de nuevo algunas cuestiones clave. Creo firmemente que todos aquellos que vivieron la victoria del 98 quedaron marcados de una manera positiva”.

Sobre su trabajo con los niños:
“A los niños, ya sean africanos o de cualquier otro continente, hay que explicarles que nadie nace siendo racista. Eso es algo que se aprende. El racismo no es natural, sino cultural. Y lo hemos visto a lo largo de la historia. Los seres humanos siempre hemos estado sujetos a jerarquías ligadas al color de la piel. Y esas jerarquías aprendidas debemos cuestionarlas individualmente para poder superarlas”.

“Las estrellas negras” y “Nuestra Historia” son dos libros que explican también parte de mi vida. Es cierto. Pero tratan de explicarle a los niños que el racismo tiene una historia. Si en el inconsciente colectivo, la historia de la población negra comienza con la esclavitud, será muy difícil liberarnos de ese sentimiento de inferioridad. ¿Cómo vamos a superar el racismo si cada vez que vemos un negro pensamos que sus antepasados eran esclavos?. Por eso he escrito estos libros, para que la gente pueda cambiar su manera de pensar y ver las cosas”.

Sobre el racismo en los estadios de fútbol:
“Lo dramático es, precisamente, que el racismo está presente en los terrenos de juego desde hace demasiado tiempo. Y el fútbol no ha conseguido resolver ese problema. Mire lo que pasó con Dani Alves (que le dio un bocado a un plátano que le habían lanzado cuando chutaba un saque de esquina). Todo el mundo le aplaudió, pero yo creo que lo que hizo no es lo verdaderamente importante. Lo importante es que los árbitros no hicieron nada, ni los jugadores, ni nadie. Fue Alves, la persona que sufrió ese ataque racista, el que tuvo que reaccionar”.

Sobre la FIFA y la UEFA en la lucha contra el racismo:
“Estan llevando a cabo campañas contra el racismo. Pero creo que pueden hacer más de lo que hacen. No es normal que el fútbol no haya encontrado una solución en tanto tiempo. Y eso quiere decir que las que se han propuesto no son buenas. Sólo una semana después de lo de Dani Alves, ese acto se repitió en Italia contra un jugador del Milán”.

Sobre las manifestaciones de protesta en Brasil por el Mundial:
“La causa (de la siutación económica de Brasil) no es el fútbol. Son las decisiones políticas que se han tomado. Efectivamente, creo que los ciudadanos deben cuestionar a sus gobiernos. El fútbol está muy bien, pero quizá haya cosas más urgentes, como la construcción de escuelas, de hospitales, como una seguridad social más amplia y para todos. No hay duda de que los ciudadanos tienen razón”.